Confirman tregua desde el Miércoles de Ceniza y sólo durante la Cuaresma


Por Carlos Razcón Valenzuela

LA VOZ DEL PUERTO

Para cumplir con las sagradas obligaciones religiosas que les impone la Cuaresma, la Tribu Yaqui se impondrá un compás de espera en su resistencia civil en defensa del agua y, liberará la carretera Internacional 15 a partir del venidero miércoles 5 de marzo, confirmó ayer Mario Luna Romero, secretario de Pueblo de Vícam.

Por ello, a partir de la fecha se trabaja a marchas forzadas para avanzar hasta donde sea posible en el proceso de consulta a las comunidades de los Ocho Pueblos, para la elaboración de nuevo Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) por el acueducto Independencia y, en trabajos y resolutivos de las mesas técnicas que se tienen con dependencias federales.

Ayer tocó con representantes de SEMARNAT y SEDATU, donde se expusieron propuestas de trabajo comprendidas en la visión de desarrollo al que la Tribu Yaqui aspira, sin perder de vista su identidad ni poner como condicionantes sus legítimos, ancestrales derechos al agua y demás recursos naturales.

“El diálogo con la Federación está vigente y existe confianza mutua entre las partes”, apuntó Mario Luna, al puntualizar que no se debe caer “en las tentaciones de la confrontación”; hay buen entendimiento, a pesar de que en la reciente plenaria con Autoridades Tradicionales, algunos funcionarios federales no entendieron bien los términos y plazos para el desalojo de la carretera.

Será a partir del Miércoles de Ceniza y por la Cuaresma, porque para los Yaquis los compromisos con la Iglesia son sagrados y, no hay nada más importante que cumplirlos, subrayó el líder indígena.

Por ello y aunque están dentro de los plazos pactados con el subsecretario de Gobernación, Luis Enrique Miranda Nava, avanzarán en los próximos días “hasta donde sea posible, con las mesas de trabajo y proceso de consulta del MIA”, recalcó.