Por Silvia Garduño
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- El Instituto Nacional de Migración (INM) fracasó en su intento de limpia en el organismo.
De acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación (ASF), de los 4 mil 965 funcionarios que debían ser sometidos a exámenes de confianza en 2012, un 65.7% no fue evaluado o no completó el proceso.
Del resto, un 19.8% de empleados aprobó las evaluaciones, 10.4 se encontraba en proceso, 3.8 reprobó y 0.3 canceló el proceso sin acreditar razones.
Además, la ASF lanzó una alerta por el incremento de quejas de violaciones a los derechos humanos por parte de servidores públicos del INM.
De 2008 a 2012, se presentaron ante el Órgano Interno de Control en Migración mil 203 quejas con crecimiento anual del 7 por ciento.
“La falta de evaluación en control de confianza, aunada al incremento anual promedio de quejas por presuntas violaciones a los derechos humanos, podría constituir un riesgo en el cumplimiento de los principios de legalidad, objetividad, eficiencia, profesionalismo, honradez y respeto a los derechos humanos con que éstos deben conducirse”, reportó la ASF.
Así, concluyó el organismo, el INM no cumplió con las disposiciones que lo facultaron en 2012 para regular, controlar y verificar los flujos migratorios regulares, vigilar los flujos migratorios irregulares y proteger a los migrantes en el territorio nacional.