Por Georgina Montalvo
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Más de cien miembros del grupo Venezolanos Unidos por México asistieron este sábado a la Basílica de Guadalupe para pedir por la paz en su País.
“Fue nuestra iniciativa solicitar una misa por la paz, lo que queremos que se entienda por paz es no violencia, alimentos para todo el mundo, respeto a la vida y respeto a los derechos humanos, cosas que hoy en día no se está dando en Venezuela”, explicó Hugo Arria, quien junto con su esposa convocó a la misa a sus compatriotas.
Una preocupación compartida entre los asistentes a la misa es la escasez de alimentos y artículos de primera necesidad que afecta a toda la población.
“En la zona donde nosotros vivimos, tenemos quince días sin acceso a las vías porque hay trancas por todos lados; para conseguir un rollo de papel tenemos que hacer una fila de cinco horas de cola, leche en polvo no se consigue desde hace cinco meses, eso en la provincia, en la capital todavía se consigue una que otra cosa, pero en las provincias no conseguimos nada”, narró Gladys Urbina, quien ayer llegó a México desde la provincia de Mérida, en Venezuela.
“El Gobierno, con su socialismo-comunismo, ha tratado de quebrar todas las empresas privadas para que la gente dependa de ellos y se arrodillen porque ellos van a ser los que tienen el poder de la comida y de todo. Habrá cola obligatoria porque tu no puedes vivir sin arroz, sin pasta, estamos muy fregados, desgraciados”, agregó Urbina.
“La cosa sí está complicada y cuando uno sale pacíficamente a reclamar su derecho a la seguridad somos atacados y reprimidos en una forma desproporcionada”, agregó Eduardo Mallorca, otro de los asistentes.
Al término de la misa, los asistentes se reunieron en el atrio para entonar el himno nacional de Venezuela y lanzar vivas a su País, a México, los estudiantes y la Virgen de Guadalupe.
Hoy domingo 2 de marzo se convocó a una marcha desde el Obelisco de Simón Bolívar, en Polanco, hacia el Ángel de la Independencia.
“Nosotros tenemos un espacio más seguro, le agradecemos infinitamente al pueblo mexicano que nos ha acompañado en sus espacios y nos ha dado la libertad de manifestarnos, pero no nos podemos cansar, tenemos qué seguir adelante”, agregó Mallorca.