Banner

Por Leo Zuckermann


La importancia de Karl Marx

A finales de los años cincuentas, en uno de los picos de la Guerra Fría, el premier soviético, Nikita Khrushchev, le dijo al vicepresidente Richard Nixon: "Sus nietos vivirán en una América comunista" a lo que el estadounidense contestó: "No, sus nietos vivirán en una Rusia capitalista". Tuvo razón Nixon: el capitalismo le ganó al comunismo. Fue más poderoso el pensamiento de Adam Smith que el de Karl Marx. Ahora bien, esto no quiere decir que Marx se haya equivocado en todo y que, por tanto, haya que descartarlo como autor obligado.
Cuando murió Marx, Federico Engels, su gran amigo, predijo ante su tumba: "su nombre y obra vivirán a lo largo de los siglos". Quizá Engels exageró. Pero de que la obra de Marx es importantísima, eso nadie lo puede dudar.
Desafortunadamente cada vez se lee menos a Marx. Durante muchas décadas del siglo pasado, el marxismo fue la teoría más enseñada, a veces la única, en las universidades públicas de México en el área social. Como nos dijo un día un profesor en la universidad: "Para nosotros no hubo opción. Tuvimos que leer toda la obra de Marx. Cualquier teoría que no fuera marxista, como la de Weber, la leímos en la clandestinidad".
Después de la caída del Muro de Berlín y de la Unión Soviética, eventos que marcaron el fracaso de los regímenes comunistas, las teorías de Marx se vinieron a pique. En muchas universidades se dejó de leer al padre del comunismo. Es un error. Yo para nada comulgo con la ideología marxista pero considero obligatoria la lectura de Marx. Creo que se aprende mucho al hacerlo.
Marx fue un pensador muy provocador. A partir de Hegel y del estudio de la historia, desarrolló la idea del materialismo-dialéctico. Como pocos, entendió la naturaleza humana y las etapas de los modos de producción del ser humano. Hizo un recuento fascinante del tránsito del feudalismo al capitalismo. Y sobre este sistema, realizó un tratado indispensable para entenderlo en sus primeras etapas.
Lo mejor de Marx es el análisis del pasado. Donde erró fue en sus predicciones futuras. Aquí lo dominó su mala faceta de activista político, en particular la idea de que el comunismo sería la inevitable etapa que seguiría al capitalismo. Marx creyó que la Revolución del proletariado se daría en las naciones capitalistas más avanzadas como la Inglaterra del siglo XIX. No sucedió. La Revolución no llegaría durante su vida sino décadas después en el país económicamente más atrasado de Europa: Rusia.
La historia, escribió Karl Popper, se encargó de desmentir las "profecías" de Marx. De hecho, Popper provee una de las mejores críticas al marxismo por ser un pensamiento cerrado y por tanto falaz. De acuerdo al filósofo austriaco, es imposible falsear las proposiciones marxistas y criticar sus tesis. Entonces, ¿para qué leer una teoría con estas características?
Creo que hay muchas razones. Primero, porque la historia del siglo XX no puede entenderse sin el pensamiento marxista. Segundo, porque para criticar a Marx, como Popper, hay que leer a Marx. Tercero, porque la mejor obra para comprender lo que fue el capitalismo en sus primeras etapas más crueles y despiadadas es la de Marx. Cuarto, porque hay libros de este autor que son amenos, como el Manifiesto del partido comunista, o muy interesantes como El dieciocho brumario de Luis Bonaparte. Y quinto, por las frases lapidarias del filósofo alemán que se encuentran como perlas en toda su obra.
Algunas de ellas ya se convirtieron en citas clásicas como "el motor de la historia es la lucha de clases"; "el obrero tiene más necesidad de respeto que de pan"; "el poder político es simplemente el poder organizado de una clase para oprimir a otra"; "la desvalorización del mundo humano crece en razón directa de la valorización del mundo de las cosas"; "la religión es el opio del pueblo"; "los trabajadores no tienen nada que perder salvo sus cadenas".
Insisto: no comulgo con el pensamiento marxista. De hecho, admiro la crítica que le hace Popper. Pero estoy convencido que Marx es lectura obligatoria para todos aquellos interesados en las ciencias sociales. Ojalá que las nuevas generaciones no tengan que hacerlo en la clandestinidad.

Twitter: @leozuckermann