Banner

Para corregir la epitelización existe un procedimiento quirúrgico sencillo

NOTIMEX
Guadalajara.- El oftalmólogo Adrián Beltrán Martínez dijo que producir lágrimas de manera frecuente, sobre todo cuando se es adulto mayor, es el principal síntoma de una afección conocida como epitelización del conducto lagrimal.
El experto adscrito al Hospital General de Zona 14 del IMSS en Jalisco agregó que para el origen de esta afección, además de la edad, contribuye la falta de higiene, así como las infecciones de párpado frecuentes.
Indicó que médicamente conocida como epífora, la producción excesiva de lágrimas en un síntoma que evidencia alguna afectación a nivel ocular que debe ser revisada y tratada para evitar se complique.
Comentó que las lágrimas están formadas por agua, moco y grasa, pero además contienen enzimas, minerales y algunas proteínas y su función es mantener lubricados los globos oculares y protegerlos de agentes externos como polvo, por ejemplo.
Detalló que cuando los puntos lagrimales se cubren de tejido epitelial, las personas tienden a producir exceso de lágrimas, "y hasta 40 por ciento de los adultos mayores padecen esta afección que eventualmente pasa desapercibida para ellos y se descubre de manera circunstancial al realizárseles un análisis oftalmológico completo".
Explicó que con la edad es común que las personas presenten el llamado síndrome de ojo seco (ausencia de lágrimas), pero a la vez tienden a epitelizar el punto lagrimal, "entonces eventualmente esta producción anormal de lágrimas los beneficia, aunque en otros casos persiste en ellos el síntoma de ojos arenosos y ardorosos porque sus lágrimas, aunque abundantes, son de poca calidad".
Refirió que el ser humano tiene dos puntos lagrimales en cada ojo, uno superior y uno inferior.
Dijo que para corregir la epitelización existe un procedimiento quirúrgico sencillo, la puntoplastía, que consiste en dilatar el punto lagrimal y romper la capa epitelial que se formó sobre el mismo, para luego hacer un pequeño corte del esfínter.
"Esto es, del anillo que rodea al punto lagrimal y dejar así una mejor desembocadura de las lágrimas", explicó.
El especialista invitó a toda persona que desarrolle una epífora pasiva, ?entendida como la producción de lágrimas sin razón aparente, acudir a revisión oftalmolológica inmediata.
Pero más aún, acotó, "es importante hacer de la visita anual al oftalmólogo un hábito".
Destacó que quienes tienden a padecer inflamación de párpados (blefaritis) crónica, o aquellos que por edad tienen el párpado inferior caído "y por lo mismo, la mucosa del ojo más expuesta a agresores del medio ambiente, son candidatos a desarrollar epitelización del punto lagrimal".
"Por lo que además de la atención, también deben acudir al oftalmólogo de forma periódica, al menos una vez al año", subrayó.