Banner

Por Rosa Dinhora Montano Cota
EL INFORMADOR DEL MAYO
NAVOJOA.- La huelga en la Universidad de Sonora se estalló ante la evidencia de cláusulas violadas del Contrato Colectivo y ello no se puede cambiar hasta que exista voluntad y determinación para solventarlas.
Dijo el líder del Sindicato de Trabajadores y Empleados de la Universidad de Sonora (STEUS) en la extensión Sur de la casa de estudios, Rafael Bórquez Ibarra quien reveló que en el Día del Trabajador Universitario (ayer) mantienen aún con la institución paralizada el ánimo, gracias al apoyo de todos los sectores y en especial de los académicos que para evitar que la fecha pase desapercibida les ofrecieron un pozole. Aseguró que el estallamiento es legal y que la plantilla de trabajadores están tranquilos esperando que el rector Heriberto Grijalva Monteverde se anime a negociar y a tomar decisiones que faciliten el diálogo como la destitución de María Magdalena González Agramón quien firma como la secretaria general administrativa de la casa de estudios quien sólo ha propiciado asperezas entre la parte sindical y oficial.
Advirtió que tienen pendiente una revisión contractual y por ello tienen también emplazada a la institución para el 20 de marzo, por lo que hacen un llamado a la sensibilidad del rector a tomar en primer lugar la decisión de dialogar.
“La huelga existe como la violación de las cláusulas que se han negado a dar respuesta, por lo que antes del estallamiento estuvimos y seguiremos dispuestos al diálogo, lo cual a las autoridades no interesó”, señaló Bórquez Ibarra que se ha cumplido con cada una de las partes del proceso legal para el estallamiento, por lo que están tranquilos en espera de que la decisión de la Junta de Conciliación ratifique lo legal del movimiento. Pidió a la sociedad sonorense su apoyo y que vean que la paralización está propiciada por la falta de interés de Grijalva Monteverde quien a 11 días de la huelga no da muestras de querer sentarse a negociar.