Banner

Miles de menores han sido repatriados en su intento por

llegar a EU

Por Silvia Garduño

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El número de niños migrantes no acompañados procedentes de Centroamérica y México que son detenidos y devueltos por autoridades de Estados Unidos registra un dramático incremento en esta década, advierte un reporte del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Las aprehensiones de menores de El Salvador, Guatemala y Honduras, detalla, pasaron de 4 mil 59 en 2011 a 21 mil 537 en 2013.

En el caso de los mexicanos, abunda, la cifra se elevó de 13 mil a 18 mil 754 en el mismo periodo.

Para realizar el informe, se entrevistó en Estados Unidos a 404 menores migrantes de entre 12 y 17 años originarios de dichos países.

Se identificó que 58% dejó su lugar de origen como consecuencia de abusos sufridos en sus hogares o en sus comunidades.

De los 102 mexicanos entrevistados, 32% refirió haber experimentado o temer violencia en sus comunidades, asociada a grupos del crimen organizado; 17% mencionó violencia en su hogar y 12 por ciento ambos tipos de violencia.

Además, 38% de los niños mexicanos aseguró haber sido reclutado por organizaciones delictivas para traficar migrantes, pues debido a su edad, si son detenidos por las autoridades son deportados de inmediato, sin tener que pasar por el sistema de inmigración.

El uso de niños como guías para cruzar la frontera es un fenómeno que sólo ocurre con los menores de nacionalidad mexicana, pues los niños de otros países sí deben pasar por el sistema de inmigración de EU, debido a que su repatriación es aérea y tarda más tiempo en efectuarse.

La repatriación de niños mexicanos ocurre prácticamente el mismo día.

Según el informe, 10% de los menores mexicanos entrevistados aseguró haber sufrido abusos por parte del personal militar.

Asimismo, 80% señaló que abandonó su casa con el deseo de reunificarse con su familia, estudiar o ayudar a sus familias a tener más oportunidades.

“En un contexto de pobreza arraigada, de la creciente amenaza que representan el tráfico de drogas, los sistemas políticos polarizados, la débil aplicación de la ley y las dificultades sociales como la pobreza y el desempleo, la inseguridad va en aumento en las comunidades y en los hogares de la región.

“El impacto humanitario de esta situación incluye el desplazamiento de un número record de niños que se separan de sus familias y huyen sin compañía”, alertó ACNUR.

Señaló que 64% de los niños y adolescentes migrantes mexicanos no acompañados que viajan a Estados Unidos están en necesidad de protección internacional.