Banner

Falta de infraestructura, negligencia médica factores que influyen en esta incidencia


Por Virgilio Sánchez
AGENCIA REFORMA
OAXACA.- Falta de infraestructura, negligencia médica y corrupción en los fondos destinados al Sector Salud son algunos de los factores que hacen de Oaxaca el lugar donde las mujeres paren en la calle.
En los últimos 5 años, el Estado recibió más de 23 mil millones de pesos para el Sector Salud; sin embargo, en ese mismo periodo el Gobierno Federal y la Auditoría Superior de la Federación (ASF) han documentado desvíos millonarios.
En 2008, el entonces gobernador Ulises Ruiz inauguró en la Ciudad de México el Hospital “Sedna”, especializado en atención a mujeres, cuyo costo estimado es de mil 500 millones de pesos.
Tres años después, seis de sus ex colaboradores enfrentaron un proceso judicial por la “desaparición” de un equipo de radioterapia valuado en más de 118 millones de pesos.
Con la llegada de Gabino Cué al Gobierno de Oaxaca, la ASF ha documentado un subejercicio en los recursos del Sector Salud.
Tan sólo en la revisión de la Cuenta Pública 2012 detectó que la Secretaría de Finanzas estatal no transfirió 277 millones 190 mil 242 pesos al Seguro Popular.
El órgano de fiscalización halló que la Secretaría de Salud estatal no ejerció 19 millones de pesos y no utilizó los recursos destinados al salario de mil 970 médicos.
Mientras tanto, al menos 13 mil comunidades, la mayoría de ellas indígenas, no tienen clínica ni médico para atender a sus pobladores.
Esa condición de rezago se ha reflejado en la desatención de partos, aún cuando las mujeres logren desplazarse a las unidades médicas, dijo Germán Tenorio Vasconcelos, secretario estatal de Salud.
“Ha sido un reto enorme cubrir con médicos las 24 horas todas las unidades”, aseguró.
Oaxaca tiene mil centros de salud para atender a la población de los 570 municipios y más de 14 mil comunidades.
En esas unidades, el rezago es 500 médicos y 3 mil enfermeras, según explicó el titular de Salud.
En siete meses, nueve mujeres oaxaqueñas han parido en la calle por falta de atención médica en siete clínicas del Gobierno Estatal y en dos centros del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).
El ombusdman de Oaxaca, Arturo Peimbert, acusó que la reincidencia de los partos no asistidos son el reflejo de la “institucionalización” de la violación a los derechos humanos de las mujeres.
Sostuvo que el origen del problema de los partos callejeros está en la norma sanitaria federal, la cual está diseñada para la atención en zonas urbanas, pero no rurales.
“Las normas de salud están descontextualizadas de la realidad social que se vive tanto en nuestro País como en nuestro Estado. Tienen que modificarse”, demandó.
“La norma dice que en cierto punto, cuando ya hay un síntoma como la fuente, me parece, tiene que pasar a la sala de labor de parto. Pero no hay salas de labor de parto en ningún hospital porque la norma no les dio presupuesto para que las tuvieran”.
“Entonces, por un lado te está pidiendo que hagas algo y por otro lado no hay infraestructura para atenderlo. Eso es muy grave, es una violación grave de derechos humanos”, subrayó.
De esa situación, el defensor de derechos humanos responsabilizó a los funcionarios que se encargaron de diseñar las normas sanitarias y de definir los presupuestos en el sector a nivel federal.