Por Itxaro Arteta

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- El sub-registro de niños recién nacidos en México es de más de 30 por ciento, de acuerdo con cifras del INEGI, afirmó Laura Vargas, directora del DIF Nacional.

Durante la presentación en Los Pinos de la segunda etapa de la Campaña Nacional para el Registro Universal y Oportuno de Nacimientos, indicó que es necesario crear conciencia en la sociedad sobre la importancia de garantizar el derecho a la identidad.

“Queremos abatir el rezago de niños y adolescentes que todavía carecen de un acta de nacimiento, para que con ello México cumpla en el año 2015 con la meta de lograr el registro de nacimiento universal”, afirmó Vargas.

En el acto, presidido por Angélica Rivera de Peña, presidenta del Consejo Consultivo del DIF Nacional, se informó que desde que se lanzó la campaña en abril de 2013 ya se logró entregar 560 mil 314 actas de nacimiento.

“Si los papás no registramos a nuestros hijos es como si no existieran, es negarles la oportunidad de tener acceso a todos sus derechos como niños y a integrarse a esta hermosa sociedad”, comentó la esposa del Presidente Enrique Peña Nieto.

Isabel Crowley, representante de UNICEF México, llamó al Congreso a establecer como gratuito el trámite de la primera acta de nacimiento.

Actualmente, sólo en Hidalgo, Puebla, Querétaro, Quintana Roo y Veracruz se cobra por el registro.

Por otra parte, tras la aprobación la semana pasada en la Cámara de Diputados de la reforma al Artículo 4 de la Constitución, la organización Be Foundation urgió al Senado a avalar la modificación que garantiza el derecho a la identidad.

De acuerdo con la ONG, en el País hay más de 10 millones de mexicanos que no cuentan con un acta de nacimiento.

“El derecho a la identidad es el segundo derecho humano por excelencia después de la vida”.

“Lamentablemente en México, según cifras oficiales, hay más de 10 millones de personas cuyos nacimientos no han sido registrados oficialmente, negándoseles el derecho a tener una identidad, un nombre reconocido y una nacionalidad. Son indocumentados y sin derechos en su propio País”, indicó.