Banner

La mayor parte de la población rural depende de manera significativa del agua subterránea y en algunas zonas áridas la dependencia es total.

NOTIMEX
Hermosillo.- Sonora cuenta con 62 acuíferos, de los cuales 10 presentan sobreexplotación y cinco registran intrusión salina, en tanto que su recarga anual es de tres mil 235 millones de metros cúbicos.
El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) expuso lo anterior a través de un comunicado con motivo del Día Mundial del Agua que se conmemora este 22 de marzo y en esta ocasión lleva el lema de "Agua y energía".
Los acuíferos sobreexplotados son aquellos a los que se le extrae una mayor cantidad de agua de las que las lluvias logran recargar, señaló.
En Sonora el agua renovable por año es de un total de ocho mil 392 millones de metros cúbicos de agua.
El escurrimiento natural medio superficial es de cinco mil 140 millones de metros cúbicos al año y la recarga media total de los 62 acuíferos es de tres mil 251 millones de metros cúbicos por año.
El estado cuenta con 2.6 millones de habitantes y el agua disponible percápita a la fecha es de tres mil 223 metros cúbicos del recurso hídrico por año.
El Inegi estableció que en relación al agua renovable en metros cúbicos por año, Sonora se encuentra entre las regiones que registran la menor disponibilidad natural media.
Señaló que en algunas regiones hidrológico-administrativas del país, el agua renovable percápita alcanzará en el 2030 niveles cercanos o incluso inferiores a los mil metros cúbicos por habitante al año, lo que sería una condición de escasez grave.
De acuerdo con los pronósticos para el 2030, es necesario tener especial cuidado con el agua subterránea, ya que su sobreexplotación ocasionará el abatimiento de los niveles freáticos.
Asimismo, la extracción de agua subterránea en volúmenes superiores a las recargas ocasionará el hundimiento del terreno, así como que los pozos se perforen cada vez más profundos, además de las afectaciones a los ecosistemas.
La mayor parte de la población rural depende de manera significativa del agua subterránea y en algunas zonas áridas la dependencia es total.