Con un autogol de Darío Verón, Rayados venció 1-2 a Pumas en CU


Por Ulises Gutiérrez
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- De ser el héroe, Darío Verón terminó por convertirse en el villano de los Pumas.

El capitán felino vivió ayer una tarde contrastante en la derrota 2-1 ante Monterrey, pues si bien colaboró para empatar el duelo con un cabezazo, el paraguayo sentenció la caída en casa de la misma forma.

Monterrey viajó a la Capital y circunstancialmente se llevó el botín, algo que no sucedía desde hace nueve años en el Estadio Olímpico Universitario.

La anotación en propia puerta del sudamericano, segunda en sus 11 años como felino, pareció ser la única manera en que Rayados pudo salir de CU con los tres puntos, pues no mostraron muchos argumentos para dejar tendido al cuadro que comanda José Luis Trejo.

Durante el primer tiempo la ofensiva universitaria, sin el lesionado Martín Bravo, no pudo con el cerco de los regios. Caso parecido vivió Monterrey, que tras algunas llegadas obtuvo su premio al minuto 41, con una media vuelta de Omar Arellano, ante la floja marca de Efraín Velarde.

Con el arribo del complemento lo hizo también el sube y baja de Verón, quien primero se vanaglorió al 48' con un remate de cabeza en tiro de esquina para el 1-1 y el tercer tanto para el defensa en lo que va del torneo, su mejor marca goleadora.

Pero la desventura llegó al 72', al intentar despejar con la cabeza un trazo largo del portero Jonathan Orozco, lo único que hizo el paraguayo fue peinar hacia atrás el balón y darle un efecto de comba que dejó sin oportunidad a su portero, Alejandro Palacios.

La derrota dejó a los felinos cuartos de la tabla con 18 puntos y a Rayados antepenúltimos con 12 unidades.