Banner

Mario Rivas Hernández
La comida de Martínez con cajemenses

PUES SÍ: FUÍ Y VINE a Hermosillo, el lunes anterior. Desde luego, usted seguramente se preguntará: “¿Y eso qué?”.
Bueno, es una cuestión de enfoque.
Verá: sucede que de unos años a acá, mis viajes a la capital del Estado se han espaciado hasta por un año.
Es decir, que cada vez que aterrizo por allá me encuentro con una pequeña urbe siempre en crecimiento, no sólo poblacional sino económicamente.
De ahí que, cuando recorríamos las calles abrumadas de automóviles y de personas iba embobado viendo los nuevos edificios, las nuevas empresas, los autos de marcas extranjeras con valor de millones de pesos.
Cosas que en Ciudad Obregón no se ven.
Y sí, a qué más que la verdad: me formulaba la misma pregunta de siempre: ¿por qué diablos Hermosillo sí y Ciudad Obregón, nó?
He ahí la cuestión.
Recordé lo que un día me dijo un ex gobernador: “Todos los mandatarios, en su momento, quisimos quedar bien con los hermosillenses. Le metimos inversión mucho más allá de cuestiones de equidad y todo eso. ¿Y con qué nos correspondieron? Con ingratitud”.
Sin embargo, este crecimiento no es la solución para las broncas qué enfrenta la capital sonorense, en opinión de algunos.
Por ejemplo, para el C.P.C. JOSÉ (Leovigildo) GUERRA BELTRÁN, el crecimiento de Hermosillo es caótico y esto lo van a pagar muy caro con el tiempo.
Pero por lo pronto, no deja uno de experimentar una punzadita de envidia cuando vemos tantos nuevos edificios y empresas que significan nuevos empleos y más derrama económica.
Confieso que mientras me desplazaba por las calles hermosillenses, en algún momento la imagen de Ciudad Obregón se me hizo presente como una triste realidad que nos lastima y nos indigna al mismo tiempo.
Obregón ha crecido, sí, pero no económicamente. Lo que se ha expandido es la población, los fraccionamientos con casas de interés social.
Y con ellos, han aumentado las demandas de servicios que el Municipio difícilmente puede ofertar en buenas condiciones todo el año.
De hecho no hay presupuesto que alcance para hacer frente a un crecimiento habitacional y demográfico que no llega acompañado de un crecimiento económico.
Esta es una realidad simple y llana, nos guste o nó.
¿Debemos culpar a los gobiernos de este estancamiento histórico que nos aleja cada vez más de Hermosillo?
¿O será que tienen razón los que opinan que la vocación agrícola es la causante de que Obregón no se haya industrializado?
Los datos son aplastantes: económicamente ya nos rebasó, Nogales. Y esto duele, caramba.
¿Qué vivimos mejor los cajemenses que los hermosillenses?
Tal vez debí decir que Ciudad Obregón es un mejor lugar para vivir que Hermosillo.
Esto no tiene vuelta de hoja.
Pero ser un lugar bueno para vivir no necesariamente debe de estar reñido con el crecimiento económico.
Ambas cosas se pueden conjuntar, ¿por qué no?
Pero, bueno: fui y vine a Hermosillo. Y por mi parte, podría decir que me fue muy requetebién.
Me reencontré con personas que no había visto en mucho tiempo. Refresqué viejos afectos, conocí a representantes de una nueva generación de hermosillenses, para los que uno era un perfecto desconocido.
En fin.

DE AQUÍ, DE ALLÁ Y DE MÁS ALLÁ

DÉJEME DECIRLO: EL DE AYER fue el día de los agricultores y ganaderos de Sonora, y particularmente, del Sur del Estado…
Claro: fue el día del natalicio del Doctor NORMAN E. BORLAUG, el día en que cumpliría cien años el padre de la revolución verde…
Por eso, digo: fue el día de los llamados agricultores del Sur de Sonora…
Y también, por qué no decirlo, el día del obregonense JUAN SALVADOR ESQUER, en cuya casa se llevó a cabo “una comida de cuates”, como diría alguien…
Según me cuentan, hubo unos 25 comensales, cuyo anfitrión fue el contralor general de SAGARPA y el invitado principal fue el titular de esa dependencia, ENRIQUE MARTÍNEZ (Y) MARTÍNEZ…
De acuerdo con una fuente, se trató de un encuentro donde cada quien expresó sus inquietudes por los problemas que enfrenta el sector productivo en la región…
Y es que a nadie se le puede escapar que todos los sectores enfrentan sus propios problemas: el agrícola, el pesquero (sobre todo el acuícola); el porcícola, el ganadero…
Todos…
Por ahí estuvieron a partir un piñón con el titular de SAGARPA, REGINALDO TORRES RÁBAGO, CARLOS ALBERTO ESQUER, ERNESTO BECERRIL PARADA, ABEL CASTRO GRIJALVA, JUAN LEYVA MENDÍVIL, JUAN PABLO MENDOZA, ANTONIO GÁNDARA ASTIAZARÁN, ANTONIO FORNES, el delegado de SAGARPA, HORACIO HUERTA CEBALLOS…
También, El Chapo RICARDO BARRÓN MORALES (de los Morales de Navojoa); FRANCISCO JAVIER RAMOS BOURS, RODOLFO RODRÍGUEZ, AMADOR RONQUILLO, el director regional de ASERCA, DANIEL TRÉLLES IRURETAGOYENA, el ex alcalde RICARDO BOURS CASTELO, el diputado federal FAUSTINO FÉLIX CHÁVEZ, HÉCTOR BARNETCHE, JUAN RURICO LÓPEZ, EFRÉN ROSAS, entre otros…
Por cierto, más temprano, me reportaron en amena plática por rumbos del aeropuerto, a Daniel Trélles y al secretario del Ayuntamiento, ANTONIO ALVÍDREZ LABRADO…
Ah, la noticia que nadie esperaba: que Juan Salvador Esquer fue nombrado representante del secretario de Agricultura ante el CIMMYT…
Bien por él…
¡OH, LA LÁ! NO CABE DUDA: JAVIER GÁNDARA MAGAÑA va a todas con su “Desafío Emprendedor GANFER”…
Me cae…
Acaba de estar con los alumnos de la Universidad Durango Santander, Campus Hermosillo, a quienes les dijo que si alguien busca colocarse en el mercado laboral “se le solicitan una serie de requisitos, como es la experiencia en el área y un rango de edad aproximado de 25 a 35 años”…
Y agregó: “es decir, que si alguien no cumple con estos puntos se le dificulta conseguir empleo, es por eso la importancia de fomentar la cultura emprendedora”…
Este es, justamente, el quid del asunto…
Y por ello, hay qué decirlo, es que la fundación que preside el ex alcalde de Hermosillo, ha despertado un gran entusiasmo, particularmente entre los jóvenes…
Ni hablar: las cosas como son…
¿O nó?...
MIENTRAS TANTO, EL LUNES en la tarde coincidí en un lugar del libramiento a Guaymas, con el Dr. FELIPE GUTIÉRREZ MILLÁN, director de la clínica del ISSSTE de Navojoa…
Le expresé mis condolencias por el reciente fallecimiento de su papá, don FELIPE GUTIÉRREZ LEYVA, un ciudadano que durante un cuarto de siglo alegró los hogares y la conciencia de miles de moradores de la región del mayo y la sierra sonorense…
Precisamente hablamos de las virtudes que distinguieron a su padre, lo mismo como locutor de algunas radios que como ciudadano y padre de familia…
Para el Dr. Gutiérrez Millán, la de su progenitor fue una pérdida irreparable…
No escaparía a la charla mi encuentro, en Hermosillo, con el Dr. ENRIQUE LIBORIO GUTIÉRREZ PÉREZ, sub-director de la clínica del ISSSTE navojoense…
Y AQUÍ, EL CORREO DE HOY: me escribió un señor cuyo nombre me reservo, unas cuantas líneas en las que resume un mundo de interrogantes…
La suya no fue una pregunta, fue una afirmación. Héla:
“Chayito Oroz vuelve por sus fueros”…
Al costo, caro lector…Al costo…
LA QUE SÍ FUE PREGUNTA pero no correo electrónico sino llamada telefónica, fue la que me formuló la señora MARGARITA RODRÍGUEZ VAZQUEZ, residente de Guaymas…
La pregunta es: “¿qué hizo Bulmaro Pacheco por la educación de Guaymas y Empalme desde los distintos puestos públicos y políticos que ha encabezado a lo largo de muchos años?”…
Ayer mismo me dí a la tarea de hacer algunas indagaciones entre colegas y ciudadanos en general del bello puerto y aún ex-rielera población…
He aquí el resultado: En sus años de funcionario público BULMARO PACHECO MORENO celebró con el entonces rector del ITSON, EDUARDO ESTRELLA ACEDO, y un grupo de vecinos del bello puerto, la iniciación de los trabajos para instalar una extensión de esa institución en Guaymas…
Esto sucedió a mediados de los setenta del siglo pasado…
Estando en la Ciudad de México, contribuyó, junto con un grupo de funcionarios y ciudadanos a agilizar las gestiones ante la SEP para la creación del Instituto Tecnológico de Guaymas, que entonces era Pesquero…
Entre 1978 y 1979, fue gestor del CBTA que funciona en la comunidad “La Atravesada”, en Empalme. Ahí mismo, durante el periodo como alcalde de JOSÉ MARÍA MEDINA CRUZ (1988—1991), le tocó gestionar la creación del CONALEP y del Colegio de Bachilleres en ese Municipio…
En la administración guaymense de FLORENTINO LÓPEZ TAPIA, gestionó el COBACH de San Ignacio Río Muerto, cuando era Comisaría de Guaymas…
En la administración guaymense de ANTONIO ASTIAZARÁN GUTIÉRREZ, (2000—2003), gestionó la creación del COBACH que funciona “hasta el tope de alumnos” en la zona de Guaymas Norte…
Servida, señora…
Es todo.
Le abrazo.