Banner

Entre los muertos se localizaron 57 niños


NOTIMEX

LONDRES.- Equipos de rescate en Uganda recuperaron los cuerpos de 107 refugiados congoleños, entre ellos de 57 niños, que viajaban a bordo de un barco que se hundió en el Lago Alberto el fin de semana, por un sobrecupo, informaron ayer autoridades ugandesas.

‘Han sido recuperados 107 cadáveres del barco que se hundió el sábado en el Lago Alberto, entre Uganda y la República Democrática del Congo (RDC)’, afirmó David Kazungu, comisionado para refugiados del Ministerio ugandés de Ayuda, Preparación contra Desastres y Refugiados.

La mayoría de los pasajeros de la embarcación que zozobró eran congoleños que regresaba a su país, después de haberse refugiado en Uganda por la violencia de las Fuerzas Democráticas Aliadas, un grupo rebelde ugandés que opera en el este de la RDC.

‘Los cuerpos están siendo retirados por funcionarios de la RDC con los que hemos estado trabajando desde el sábado en la identificación de los cuerpos y entrega para un funeral decente’, explicó el funcionario, tras precisar que 57 de los cadáveres son de niños.

El barco tenía la capacidad para albergar a 80 pasajeros, sin embargo algunos de los sobrevivientes estiman que unas 250 personas iban a bordo al momento del accidente, aunque medios informativos ugandeses estiman que viajaban al menos 300 refugiados.

El ministro de Refugiados de Uganda, Hillary Onek, dijo por su parte que el número exacto de pasajeros a bordo aún no se ha establecido y que entre los 107 cuerpos recuperados hasta ahora se incluyen 63 hombres y 44 mujeres.

En declaraciones a la prensa, Onek destacó que la policía, las unidades militares de la Marina y barcos de pesca civiles participaron en las operaciones de rescate de cuerpos y de 45 sobrevivientes, según un reporte de la cadena británica BBC.

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) confirmó que el barco era uno de los dos que el sábado pasado dejaron el distrito ugandés de Hoima, en el lado oriental del Lago Alberto, con decenas de refugiados que vivieron en un campamento en Uganda.

Los barcos transportaban refugiados que habían estado viviendo en un campamento en Uganda, y habían decidido regresar a este de la RDC por su propia voluntad, destacó el ACNUR en una declaración, en la que lamentó el accidente.

“Mis pensamientos están con aquellos que han perdido seres queridos, y los sobrevivientes”, indicó en el comunicado el titular del ACNUR, Antonio Guterres.

Los accidentes de barcos son un hecho común en Uganda debido a las deficientes normas de seguridad, ya que la mayoría de las embarcaciones casi a menudo van sobrecargadas y no llevan chalecos salvavidas.