Staff
AGENCIA REFORMA
WASHINGTON.- El Papa Francisco y el Presidente de Estados Unidos, Barack Obama, abordaron la reforma migratoria pendiente en Estados Unidos, informó El Vaticano.
La sala de prensa vaticana calificó de cordial el encuentro entre ambos, que duró unos 52 minutos y tuvo lugar en la biblioteca personal del Pontífice, en el segundo piso del Palacio Apostólico.
Entre los temas que trataron, en el contexto de las relaciones bilaterales, destacaron asuntos de preocupación para la Iglesia en EU, como el derecho a la libertad religiosa, a la objeción de conciencia y la reforma migratoria.
“Finalmente, se expresó el común empeño para erradicar la trata de seres humanos en el mundo”, indicó.
No se precisó en qué términos se abordó el problema migratorio y si se abordó las deportaciones masivas de indocumentados.
Ayer, un grupo de activistas y migrantes procedente de Los Ángeles buscó acercarse al Papa durante su audiencia en la Plaza de San Pedro para pedirle que intercediera por ellos ante Obama en el tema de las deportaciones. Una niña de 10 años, llamada Jersey Vargas, cuyo padre mexicano será deportado de EU, logró realizar la solicitud.
El primer encuentro entre los dos líderes, que gozan de una notable popularidad en las redes sociales, se llevó a cabo en el escritorio papal, sentados uno delante del otro y sin otras personas presentes a excepción de dos traductores, un religioso y una mujer.
Según El Vaticano, durante la reunión también hubo un intercambio de opiniones sobre algunos temas referentes a la actualidad internacional.
“Se auguró para las áreas de conflicto el respeto del derecho humanitario y del derecho internacional, así como la solución negociada entre las partes involucradas”, añadió.
Obama y el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, trataron estos asuntos también en un segundo encuentro que tuvieron con el número dos de la Santa Sede, el secretario de Estado, Pietro Parolin, y el responsable de la política exterior, Dominique Mamberti.