Banner

Héctor René Padilla Félix sufrió en el 2012 un accidente carretero que le desfiguró la cara, pero le reconstruyen los tejidos en la UMAE

Staff de Redacción

TRIBUNA

Médicos cirujanos plásticos del Instituto Mexicano del Seguro Social recibieron el reconocimiento y agradecimiento de Héctor René Padilla Félix, de 46 años de edad, quien en diciembre del 2012 sufrió un accidente automovilístico en la carretera de Caborca a Puerto Peñasco, Sonora, situación que lo dejó con severos daños en el rostro.

Originario de Ciudad Obregón, Sonora, pero radicado en Caborca, Héctor René rememora el accidente: “Al viajar de copiloto con unos amigos, la persona que conducía se quedó dormida y ocasionó que la unidad se saliera del camino, dimos volteretas en el monte, y yo salí disparado por la ventana”.

Relata que unos jóvenes que transitaban por el lugar acudieron a apoyarlo y lograron llevarlo al Hospital General de Zona Número 8 de Caborca, donde fue estabilizado; posteriormente se dio cuenta de las graves lesiones que sufrió en el rostro.

En cuestión de horas, Héctor René fue enviado al Hospital General Regional 1 de Ciudad Obregón. Ahí fue valorado y transferido a los servicios de Traumatología y Cirugía Plástica de la Unidad Médica de Alta Especialidad Número 2, donde fue atendido por un equipo multidisciplinario de médicos del IMSS, encabezados por el doctor Aneudi Rendón Moreno.

Explica el paciente que en el accidente sufrió pérdida total de la nariz, del labio superior e inferior, así como heridas en el párpado izquierdo y pérdida de la piel de la frente.

El equipo multidisciplinario realizó en enero del 2013 la primera cirugía, esta consistió en la reconstrucción nasal, además de reparación de párpados y reconstrucción de labios.

Para finales de febrero del año pasado, nuevamente es intervenido para remodelarle la nariz con injerto de costilla, además de ampliarle la boca y reconstruirle la parte interna de la nariz.

A más de un año de lo sucedido, con la reconstrucción de rostro concluida, Héctor René ha sido dado de alta, agradece a todo el personal médico del IMSS, en especial al doctor Aneudi Rendón Moreno por todo lo que hicieron por él, emocionado manifestó: “Mi más sincero agradecimiento y reconocimiento porque lograron darme la oportunidad de llevar una vida normal al reconstruir mi rostro”.

“Ahora puedo continuar con mi trabajo de electricista. Me siento pleno y sigo dándole las gracias a Dios por ponerme en manos tan prodigiosas como las del doctor Rendón y su equipo del IMSS”.