Por Natalia Vitela
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Para la Iglesia católica, el País vive desde hace algunos años una de sus más severas crisis de delincuencia y criminalidad, reflejo de la decadencia social y moral.
“Es una sociedad invadida por la inseguridad y la corrupción galopante.
“Nuestros obispos, comenzando por los de Michoacán, han denunciado este pecado social donde están involucrados los propios delincuentes y muchas autoridades corruptas y, sin duda, una parte de la sociedad que colabora o es indiferente: es tiempo de conversión”, indica la Iglesia en el semanario Desde la Fe.
De acuerdo con la Iglesia, los criminales representan el lado más obscuro del pueblo y su cultura, pero no se puede dejar que apaguen la luminosidad de la mayoría de quienes quieren construir una sociedad.
Pidió a los criminales en este tiempo de Cuaresma cambien de vida y dejen de hacer el mal.
Durante la homilía, Norberto Rivera Carrera, Arzobispo Primado de México, alertó sobre la violencia y la mentira institucionalizada, la pobreza no reconocida y la mujer instrumentalizada.
“Para colmo de males comenzamos a sentir la putrefacción de una campaña que intenta justificar la muerte de los inocentes en el vientre materno y la eliminación de los ancianos productivos y de los niños con malformaciones por medio de la eutanasia”, advirtió.
Asimismo criticó los comportamientos que originan contaminación.
“Huele mal el aire que contaminamos, huele mal las aguas negras que nos circundan y nos exponen a todo tipo de infecciones, los basureros con desechos tóxicos que vamos acumulando despiden olores fétidos”, mencionó.