Banner

Solicitaron el apoyo de las autoridades, para la instalación de una oficina de Ministerio Público que atienda las solicitudes de los productores.

Por Arianna Monteverde Meléndrez

TRIBUNA

Para poder tener una respuesta más rápida y perseguir el delito de abigeato en la región, la Asociación Ganadera Local del Valle del Yaqui, solicitaron el apoyo de las autoridades, para la instalación de una oficina de Ministerio Público que atienda las solicitudes de los productores.

Ante la presencia de los representantes de las Asociaciones Ganaderas del Sur de Sonora, el presidente de la Asociación Ganadera Local del Valle del Yaqui, Alan Hervey Ronquillo Amado, expuso la gran necesidad que existe de que se tenga la presencia de un ministerio que dé celeridad a los procesos.

Y aunque explicó que se ha incrementado la cultura de la denuncia por parte de los ganaderos, en la asociación existen elementos de la Policía Estatal, que sólo realizan el papeleo para canalizarlo hacia las autoridades, y en ocasiones es tardado.

Expresó que entre el proceso, muchos productores pierden la confianza en que se resolverá su problema, pero de autorizarse una oficina que cuente con Ministerio Público, crecería aún más la cultura de la denuncia.

Explicó que los agentes estatales tienen acceso a la base de datos el SINIIGA, ranchos y lotes para ubicar a los dueños del ganado, y con ello si alguien está incurriendo en algún delito detectarlo a la brevedad.

Acompañado del delegado de la SAGARPA en el Estado Horacio Huerta Cevallos y el dirigente de la UGRS, Luis Sierra Maldonado, el líder de los ganaderos del Valle del Yaqui, expuso también la necesidad que hay en la oficina para que se habilite mayor personal, ya que es mucha la demanda que se tiene por solicitar el aretado del ganado para la solicitud formal del PROGAN, pues con sólo dos personas no se puede.

Por su parte, el presidente de la Unión Ganadera Regional de Sonora, Sierra Maldonado, refrendó su apoyo para sacar, así adelante las necesidades más apremiantes del sector.