Por Eduardo B. Almada



¿Ridícula o Astuta Regla? - Intención Voluntaria - A Favor y en Contra

ANAHEIM.- La ignorancia no da derecho a la excusa cada vez que cometemos un error o decimos una barbaridad; pero todavía es peor querer demostrar conocimientos superiores a quien realmente es un experto. Nomás no entendemos porqué siempre hay quien pretende saber más de las reglas del béisbol, que los ampayers.
En recientes juegos se ha convertido en gigantesca controversia, con severas críticas de propios y extraños, en especial de exjugadores que dando su opinión, muestran su desconocimiento de muchas reglas. No se trata de una competencia para saber más, ni que quedemos sujetos a pruebas escritas; pero la existencia de cada norma en el libro que rige las decisiones de los hombres de azul, tiene largo y profundo historial, aunado a una tradición que hace del béisbol, el rey de los deportes. Año tras año, el Alto Comisionado y sus subordinados hacen un enorme esfuerzo por complacer especialmente a la afición y medios que somos sumamente exigentes. A veces, nos pasamos de la raya. Conste, no hay duda que cada inconformidad nace de un supuesto error; pero por encima de ello, suele ser producto de la pasión que ciega a más que uno.
CATCHEADA, en el libro de reglas traducido a español aparece como 2.15. En inglés se concreta a ser parte de la 2.00. Detallarla tomaría mucho espacio así que sintetizaremos: "es el acto de un fildeador al tomar segura posesión en su mano o guante de una bola en vuelo y retenerla con firmeza". Luego de varias explicaciones, concluye con: "Para establecer la validez de la catcheada, el fildeador deberá retener la bola el tiempo suficiente para demostrar que tiene completo control de la pelota y que, al soltarla es un acto voluntario e intencional". La confusión proviene que querer dividir la última frase en 2 partes siendo que son 2 condiciones juntas o sea el tiempo que retiene la bola, queda sujeto a la transferencia que de no ser intencional o voluntaria, NO HAY CATCHEADA. Y lo mas importante es que hay razón de peso para que así sea.
En 1893 se adoptó la regla del elevado de sacrificio. Se convirtió en estadística en 1908. Sin embargo, no implicaba el uso de hoy, permitiendo que anote una carrera. Era para el avance de un corredor. En 1925, adoptaron que incluyera la carrera, "después de la catcheada", para luego ser eliminada de nuevo en 1931. Volvió en 1939, y otra vez fue cancelada en 1940 para finalmente dejarla en el libro de forma definitiva a partir de 1954. Obviamente, estudiamos el caso y no es por pretender ser un experto. En el transcurso se autorizó la anotación oficial, sin cargar u turno al bat. El principal problema y por lo cual tuvo tantos cambios fue que habilidosos jardineros, al atrapar un elevado se iban acercando al infield malabareando -o pomponeando dicen unos- la pelota, lo cual no permitía que el corredor hiciera el pise-corre. Por eso se exigen ambas condiciones: 1) retener la bola, y 2) tener intención voluntaria de sacar del guante. Fue necesario entonces hacer una concesión en las jugadas del doble matanzas, donde la intención de jugador de cuadro se anticipa a la atrapada y se hace al unísono; pero no así en el caso de los patrulleros, que con guantes que hoy parecen canastas de cesta-punta (jai alai), todavía es mas difícil sacar la bola de forma voluntaria del guante y/o engañar al ampayer en la jugada, sin haber logrado realmente la retención.
Sin duda, las repeticiones de T.V. están haciendo de esto algo de enorme escrutinio y créanos, por favor, estamos a favor. ¿Ha notado que las discusiones o alegatos están desapareciendo, en el campo? Es curioso que se le de poca atención, siendo gran parte del propósito. Pero si cada vez que un grupo de personas estén en desacuerdo con una regla, se va hacer campaña para que se cambie, remode o destroce con severas críticas, será el cuento de nunca acabar. En efecto, mientras sea para mejorar, ¡bienvenido! No obstante, así como se perdía tanto tiempo sobre el terreno por desacuerdo en decisiones de los ampayers, hoy mas que nunca se está comprobando que aciertan en altísimo porcentaje (arriba del 95%). Sin comparación es por mucho, muchísimo, mejor que el porcentaje de bateo hasta del mejor protagonista de todos los tiempos. Ni hablar de uno como aficionado y sobre todo si acaso ni siquiera lo hemos investigado; pero con la disposición de "enterrar" al hombre de azul, y mas cuando su decisión afectó a nuestro equipo... Muchas Gracias.

Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
@toquesdebola