Crecen las tomas clandestinas de crudo


Por Alejandra López

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- La ordeña a Petróleos Mexicanos se disparó en 2013.

Las tomas clandestinas para robarle petróleo o combustibles a la paraestatal PEMEX repuntaron 69.4% respecto al año anterior, según datos de la propia petrolera.

Así, al cierre de 2013 PEMEX contabilizó 2 mil 627 sustracciones ilícitas de sus ductos, cuando en 2012 fueron mil 550.

Diesel y gasolina fueron los combustibles más codiciados en perjuicio de PEMEX Refinación, reconoció la empresa en otro documento, el Informe Anual, enviado la semana pasada al Senado de la República.

Rafael Ch, del Centro de Investigación para el Desarrollo, estimó de entre 3 mil a 7 mil millones de pesos anuales la afectación económica.

Este monto creció entre 10 y 20% anual y equivale a la quinta parte del presupuesto promedio de un Estado.

Según Ch, el mayor robo de combustible se debe a dos factores principalmente:

La disparidad del precio de la gasolina mexicana contra los combustibles internacionales y la diversificación de negocios en el crimen organizado, de parte de grupos que perdieron el control de diversas plazas.

“Hay grupos criminales que lo hacen, pero que no están vinculados al narcotráfico.

“Otro mito es que sólo se roba diesel y gasolinas”, explicó, “porque también se roban crudo directo”.

En ese contexto, las entidades en donde más se registró el robo de combustible, de acuerdo con PEMEX, son Tamaulipas y Veracruz, en donde operan el Cártel del Golfo y los Zetas.

Carlos Mendoza, director general de Proyectos Estratégicos Consultoría, dijo que los combustibles robados se distribuyen entre las comunidades donde grupos delincuenciales tienen el control.

Extraen el combustible del ducto y lo llevan en pipas hasta las gasolineras, o lo revenden en lotes clandestinos, agregó.

Mendoza destacó que existe un grupo de seguridad integrado por la PGR, la PF, PEMEX, el Ejército y la Marina para detectar el robo de combustibles.

Incluso, PEMEX reorganizó su