Banner

Por Rachel García vega
TRIBUNA
Los gastos de Semana Santa, han obligado a cientos de pignorantes a recurrir a las casas de empeño de Ciudad Obregón, en las que la afluencia se ha incrementado poco más de un 50 por ciento.
Claudia Guzmán, quien labora en una casa de empeño ubicada por la calle 5 de Febrero en el primer cuadro de la ciudad, dijo que estas fechas la afluencia en ese tipo de establecimientos es muy buena, ya que la gente busca dinero para salir a pasear.
Pero hay quienes se esperan a que pasen los días de Semana Santa para acudir a empeñar sus piezas de valor -joyería, electrónicos, electrodomésticos- mientras se recuperan de los gastos.
El mes de diciembre, Semana Santa, y en verano son épocas muy buenas para las casas de empeño, debido a que son temporadas que las personas necesitan más recursos para cubrir los gastos que se presentan en esos periodos.
Agregó que por lo regular la mayoría de las casas de empeño no solamente reciben joyas, también electrónicos y electrodomésticos; sin embargo, lo que más empeña la ciudadanía es la joyería.
Por su parte, José Pedro Escoboza, dijo que todos los años la afluencia empieza a repuntar una semana antes de los días santos y el comportamiento se prolonga hasta la Semana de Pascua.
Explicó que además de la joyería lo que más empeña la gente son los celulares y laptops, debido a que son artículos de mayor valor y ello les permite recibir un monto mayor.
Finalmente, dijo que a pesar de ser muchas las personas que recurren a las casas de empeño de la localidad a empeñar sus pertenencias, la mayoría de ellos regresan para recuperarlas y sólo entre el 15 y 20% de los pignorantes pierden sus alhajas.