Por Alberto Morales

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- El Senado aprobó una reforma a Ley General para Prevenir y Sancionar los Delitos en Materia de Secuestro, que eleva las penas hasta con 140 años de prisión a quienes cometan el delito de secuestro con agravantes de asesinato, violación o mutilación a sus víctimas.

Actualmente, el castigo por ese delito y sus agravantes, va de 40 a 70 años de cárcel.

De acuerdo con cifras del secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad, el secuestro va a la alza en el País. En 2012 se registraron mil 196 denuncias de plagio, mientras que en 2013 la cifra se elevó a mil 583 casos.

El legislador Omar Fayad (PRI), presidente de la Comisión de Seguridad Pública, dijo que el Senado de la República manda un mensaje claro al duplicar las penas en materia de plagio y armonizar la Ley de Secuestro con el Código Penal, “quizá (el aumentar las penas) no ha resultado la mejor respuesta disuasiva, pero el pueblo de México está esperando una respuesta y lo que hicimos fue votar en consecuencia”.

Tras retomar la discusión que fue suspendida hace dos semanas porque el PRD reventó el quórum de la sesión, el dictamen fue aprobado con 61 votos a favor (PRI-PAN), 22 en contra (PRD) y cinco abstenciones.

Con la reforma, que fue enviada a la Cámara de Diputados para su revisión, los secuestradores que asesinen a sus víctimas recibirán una pena de 80 a 140 años de prisión, según el dictamen votado.

De acuerdo con el texto, el objetivo es disminuir los índices de secuestro de nuestro País, porque de acuerdo con la Tercera Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública, que incluye los casos no denunciados, en 2012 pudieron haberse cometido 105 mil plagios.

Así, quien prive de la libertad a una persona se le aplicarán de 40 a 80 años de prisión y de mil a cuatro mil días multa, pero las penas aumentarán de 50 a 90 años de prisión y de cuatro mil a ocho mil días multa, si en la privación de la libertad concurren varias agravantes.

Es decir, si el delincuente realiza su acto en un camino público o en lugar desprotegido o solitario; participan en grupo de dos o más personas; si se registra violencia y/o se allana el inmueble donde se encuentra la víctima.

Otras agravantes son que la víctima sea menor de 18 años o mayor de 60; si se trata de una persona sin capacidad para resistirse o comprender el significado de la privación, o si se trata de una mujer en estado de gravidez.

La pena puede oscilar de 50 a 100 años de cárcel y de ocho mil a 16 mil días multa, si en la privación de la libertad el o los autores del secuestro sean o hayan sido integrantes de alguna institución de Seguridad Pública, de procuración o administración de justicia, o de las Fuerzas Armadas, o se ostenten como tales sin serlo.

“Si los autores tienen vínculos de parentesco, amistad, gratitud, confianza o relación laboral con la víctima o persona relacionada con ésta”, también aumentan las penas, dice la minuta que analizó la Cámara Alta, al igual que en caso de que se cause a la víctima alguna lesión; si se incurrió en actos de tortura o violencia sexual; si la víctima muere a consecuencia de la privación de la libertad.

Fayad Meneses dijo que con el aval, los secuestradores tienen un mensaje: “Que el Senado se suma al esfuerzo que hace el Gobierno y que tendrán penas de hasta 140 años, el tema está estudiado, no es inconstitucional y no viola los derechos humanos de nadie”.

El priísta refirió que hace dos semanas enviaron una mala señal al posponer la discusión y fustigó a aquellos que “increíblemente” quisieron defender los derechos de los delincuentes que de las víctimas”.