Banner

Supuestamente tres encapuchados se llevaron 1.5 Mdp; dos empleados y un vigilante están ‘presentados’ ante MP

Staff de Redacción

LA VOZ DEL PUERTO

GUAYMAS.- Extraño atraco a la Agencia Tecate de la localidad, supuestamente perpetrado entre la una y media y las cuatro de la madrugada, investiga la Base Guaymas de la Policía Estatal Investigadora (PEI); el botín oscila entre un millón trescientos mil y millón y medio de pesos. Dos empleados y un vigilante están en calidad de presentados en la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común, sector II.

En declaraciones ante el representante social, el bodeguero, el encargado de cobranza --a expendios cerveceros y tiendas de conveniencia-- y el guardia externo ofrecieron versiones distintas de los hechos; no precisaron monto de lo hurtado ni señalaron la utilización de armas durante aquella acción.

También, la autoridad investigadora se reservó sus nombres.

Supuestamente, tres personas encapuchadas sacaron de su casa al bodeguero para que les facilitara el acceso a la negociación; luego obligaron al contador o encargado de cobranza a que les entregara los fondos que, al parecer, en esos precisos momentos contaba, poniendo en orden “sus números”.

El vigilante, se dijo, vio “tres sombras” que brincaban la barda circundante a la agencia cervecera, localizada sobre la carretera Internacional, enseguida de Teléfonos de México. Luego de que revisó y no encontró situación sospechosa, retornó a su puesto de guardia, desde donde opera circuito cerrado de televisión.

Sin embargo, en esos momentos y el tiempo que dicen duró el atraco, las cámaras de video estuvieron apagadas.

El aviso de asalto fue reportado a la PEI pasadas las cuatro de la mañana y, desde entonces, el guardia y el encargado de las cobranzas fueron llevados a la representación local de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sonora (PGJE), donde ambos rindieron declaraciones contradictorias. Allí quedaron, en calidad de “presentados”.

Misma suerte corrió el bodeguero, cuando pasadas las ocho de la mañana fue llevado a que rindiese declaración; hasta ayer por la tarde, se presumía un “auto-robo” o abuso de confianza por parte de los tres citados.