Banner

Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo, dijo que la transmisión intergeneracional de la pobreza se debe atacar de manera temprana, porque -dependiendo de la ventana de edad- puede no ser reversible.

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- En México, el 53.8% de los niños vive en situación de pobreza. Además tres de cada 10 no tiene acceso a una alimentación adecuada.
Según datos del estudio, Pobreza y Derechos Sociales de Niñas, Niños y Adolescentes en México 2010 y 2012, al término del sexenio de Felipe Calderón, 21.2 millones de menores carecían de alguno de sus derechos básicos, como salud, vivienda y alimentación adecuada.
El documento elaborado por el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) y UNICEF sólo uno de cada seis niños y adolescentes no es vulnerable a caer en comisiones de marginación.
Sobre la población indígena señala que se encuentra "sobrerepresentada" en los indicadores ya que 78.5 por ciento de la población indígena de niños es pobre.
"La proporción de los hogares en los que la jefatura no contaba con primaria completa o carencia de estudios era superior a 75 por ciento, pero incluso con secundaria completa 64.7 por ciento se encontraban en situación de pobreza", señala el documento.
Isabel Crowley, representante de Unicef en México, señaló durante la presentación de estas cifras que las consecuencias de la pobreza en los kilos muchas veces son irreversibles, por eso se debe atender de manera urgente, los niños son definitivamente más venerables", dijo.
Agregó que a pesar de los avances en salud, uno de cada cinco niños no tiene acceso a salud y la población menor de un año tiene mayores carencias "por eso debemos poner atención a la primera infancia", urgió.
"El gobierno federal presenta un regresión en combate a la pobreza extrema porque pasa de 12% a 14%", añadió.
Gonzalo Hernández Licona, secretario ejecutivo, dijo que la transmisión intergeneracional de la pobreza se debe atacar de manera temprana, porque -dependiendo de la ventana de edad- puede no ser reversible.