Banner

Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Después de una década de escándalo, hace una semana la PGR archivó definitivamente la investigación en contra de Raúl Muñoz Leos, ex director de PEMEX, por presuntos desvíos de mil 724 millones de pesos al sindicato petrolero.
La Auditoría Superior de la Federación (ASF) perdió la batalla legal con la que pretendía que la Subprocuraduría Especializada en Delitos Federales le fincara cargos penales por un convenio económico considerado ilegal.
La determinación de la PGR, ahora firme, favoreció también a Rosendo Villarreal Dávila y Octavio Aguilar Valenzuela, ex directores de Administración, y Juan Carlos Soriano Rosas, ex abogado general de PEMEX.
En su informe de la Cuenta Pública 2005, la ASF señaló que en el convenio 10275/04, Muñoz Leos comprometió recursos económicos sin contar con suficiencia presupuestal ni la aprobación del Consejo de Administración de PEMEX, y las Secretarías de Energía y de Hacienda.
Dicho convenio, suscrito el 26 de julio de 2004, comprendía partidas de 200, 459 y mil 65 millones de pesos para rubros diversos como el mantenimiento de instalaciones deportivas y viviendas de los trabajadores.
La Función Pública denunció en 2007 a los funcionarios por peculado y ejercicio indebido del servicio público, pero el 14 de agosto de 2012, poco antes de finalizar el sexenio de Felipe Calderón, la PGR archivó las indagatorias, al concluir que no había indicios suficientes para fincarles responsabilidad penal.
La indagatoria comenzó cuando Muñoz Leos y Soriano fueron inhabilitados por 10 años para el servicio público y multados con 862 millones de pesos.