El Índice para una Vida Mejor es parte de la Iniciativa de la OCDE para una Vida Mejor, cuyo objetivo principal es medir el bienestar y el progreso en las 36 naciones que la integran. Este análisis toma en cuenta 11 criterios que permiten medir la calidad de vida de los ciudadanos que habitan estos países, por ejemplo, vivienda, ingresos, empleo, educación, comunidad, medio ambiente, salud y compromisos cívicos.

EL UNIVERSAL
MÉXICO, D.F.- El 47% de las mujeres mexicanas reconocieron haber sido víctimas de violencia física, sexual o emocional por parte de sus parejas, según el Índice para una Vida Mejor 2014, elaborado por la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE).
El estudio reveló que de los 36 países miembros de este organismo internacional, México es el que cuenta con el porcentaje más alto respecto a este tipo de situaciones, seguido por Turquía, nación que registró el 42% de mujeres agredidas.
Según este índice, las mujeres habitantes de 20 de los 36 países integrantes de la OCDE han sufrido algún tipo de agresión por parte de sus novios o maridos. Entre las naciones donde se reportó un mayor porcentaje de violencia de pareja se encuentran Brasil y República Checa, ambos con el 37% de mujeres que admitieron ser víctimas, además de Chile y Estados Unidos, con 36% cada uno, y Nueva Zelanda con 33%.
A pesar de que las canadienses también reportaron casos de violencia en su contra, ésta fue la nación que tuvo el menor porcentaje de agresiones de pareja al registrar un 6%. Otros países con indicadores bajos de agresiones contra mujeres fueron Suiza con 10%, Italia con 14%, Irlanda y Japón con 15% cada uno, y Polonia con 16% de mujeres que se asumieron como víctimas.
En contraste, el estudio también reveló que en 16 naciones ninguna mujer reportó haber sufrido maltratos de tipo sexual, emocional o físico, entre tales países destacan Bélgica, Francia, Grecia, Israel, Corea, Portugal, Rusia y España.
El Índice para una Vida Mejor es parte de la Iniciativa de la OCDE para una Vida Mejor, cuyo objetivo principal es medir el bienestar y el progreso en las 36 naciones que la integran. Este análisis toma en cuenta 11 criterios que permiten medir la calidad de vida de los ciudadanos que habitan estos países, por ejemplo, vivienda, ingresos, empleo, educación, comunidad, medio ambiente, salud y compromisos cívicos.