Banner

Utilizan videojuegos y simuladores bélicos y aéreos

Por Benito Jiménez

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Para eficientar costos y evitar accidentes que pongan en riesgo a la tropa, las Fuerzas Armadas incrementaron el adiestramiento de sus efectivos mediante videojuegos o simuladores bélicos y aéreos.

El entrenamiento va desde volar un avión supersónico F-5 Tiger de combate hasta un helicóptero o un avión CASA con tropas tácticas a bordo.

También, de manera virtual, los militares se preparan para operar una embarcación, un tanque de guerra y hasta para reaccionar a tiempo en una emboscada o en un enfrentamiento con presuntos delincuentes.

Por ejemplo, la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) prepara a sus Fuerzas Especiales, entre otros ejercicios, en un Sistema Virtual Interactivo de Ambiente de Confrontación, que adquirió en 2011 por 5.6 millones de pesos a la empresa Broadlink.

En ese ambiente, los soldados se someten a distintas etapas bélicas, en la que si resulta “herido”, el juego se acaba.

Por su parte, la Secretaría de Marina (SEMAR) posee diversos Juegos de Guerra para sus alumnos de la Maestría en Administración Naval donde complementan el proceso de enseñanza-aprendizaje, ante una problemática compleja.

Por ejemplo, el Juego de Guerra “La Frontera Sur”, contempla el combate contra la delincuencia organizada en esa zona del país, mientras que el Juego de Guerra “Manejo de Incidentes” tiene el propósito de familiarizar a los alumnos en la organización y empleo del Sistema de Mando de Incidentes (SMI) ante la eventualidad de cualquier tipo de desastre.

“Sin duda se ahorran recursos, y mediante ejercicios tácticos, operaciones casi reales, los elementos adquieren una preparación militar acorde a las necesidades”, sostuvo un mando de un Batallón de Infantería, consultado sobre el tema.

Y es que volar un F-5 Tiger por una hora tiene un costo de 43 mil pesos en combustible y el mantenimiento de sus mecanismos, de acuerdo con datos oficiales de la SEDENA. Aparte la manutención anual de esa aeronave oscila en los 3 millones de pesos.

Desde 2007, la Fuerzas Aérea cuentan con un simulador para el F-5 y está en proyecto el diseño y construcción de otro entrenador.

En septiembre de 2013, el Alto Mando de la SEDENA autorizó un simulador de vuelo para helicópteros en Zapopan, Jalisco. Aparte, entre la Marina y la Fuerza Aérea proyectan un intercambio de experiencias para desarrollar un entrenador de vuelo para aviones Casa.

En sus Programas y Proyectos de Inversión de la Marina, enviados a la Secretaría de Hacienda, la Armada reveló que requiere de 11.5 millones de pesos para el desarrollo de simuladores para apoyo a sus operaciones navales.