México consiguió una victoria de 3-1 ante Ecuador, pero perdió a Luis Montes por fractura


Por Gabriel Tamayo
AGENCIA REFORMA
DALLAS.- México obtuvo un triunfo que sabe a puro dolor.
El 3-1 sobre Ecuador en el Estadio AT&T será recordado por la fractura de Luis Montes en la tibia y peroné en la pierna derecha y por la que se convirtió en el segundo jugador mexicano que se perderá el Mundial; Javier Aquino lleva mano para ser el sustituto.
La lesión se produjo al 34' cuando, al alargar el balón, al "Chapo" lo traicionó el ímpetu y se estrelló contra el ecuatoriano Segundo Castillo, cuya participación en el Mundial también peligra.
El llanto del volante lo dijo todo. Los rostros de Héctor Herrera y Giovani dos Santos, con las manos a los ojos, y el grito de frustración que lanzó Oribe Peralta completaron la escena; el "Cepillo" ayudó a sacar en camilla a Montes.
México se fue al descanso devastado, pero con la ventaja otorgada precisamente por el "Chapo", al 31' cuando prendió de zurda un cañonazo que dejó sin oportunidad al guardameta ecuatoriano.
Un rezo en el vestidor y un discurso de Miguel Herrera le permitieron al Tri sobreponerse a la adversidad, sobre todo porque su capitán Rafael Márquez también fue hospitalizado por un golpe en el pie derecho, pero sin mayor gravedad.
Y así, en el segundo tiempo, el Tricolor recuperó el volumen futbolístico, con juego por las bandas, Héctor Herrera encabezando los ataques y Marco Fabián probando fortuna de media distancia, fórmula que le resultó para marcar el segundo de la tarde al incrustar el balón en el ángulo superior derecho.
Los mexicanos mostraron ese temple para doblar a Ecuador, que permitió un tercer tanto tras un mal rechace de la defensa y el disparo de Giovani que pegó en el poste y entró tras rebotar en el rostro del portero.
Minutos después, Enner Valencia, el goleador de la Liga MX, acortó distancias en la ejecución de un tiro libre que desvió Héctor Moreno, para el 3-1 definitivo en una tarde en la que México y Ecuador salieron perdiendo.