Banner

Sólo 11 días de clases efectivas de los 188 marcados en el calendario oficial dado a conocer hace un año por la Secretaría de Educación Pública.

Por César Omar Leyva

TRIBUNA

Contando el día de hoy al ciclo escolar 2013-2014 le quedan sólo 11 días de clases efectivas de los 188 marcados en el calendario oficial dado a conocer hace un año por la Secretaría de Educación Pública.

Esta semana y la siguiente serán las últimas de clases normales, pues del 16 al 20 de junioestá programada la Semana Nacional de Evaluación y el lunes 24 está marcado como el último día de clases del ciclo escolar.

Los dos días siguientes, estarán destinados a las ceremonias de fin de cursos y después iniciará oficialmente el periodo vacacional de verano que será de más de dos meses.

El ciclo que está a punto de concluir, al menos a nivel local, será recordado como el año de la toma de planteles escolares por parte de los padres de familia, quienes mediante estas acciones buscaron exponer a la sociedad, con apoyo de los medios de comunicación, las carencias que hay en las escuelas.

En algunos planteles los papás optaron por impedir el paso de maestros y alumnos para solicitar mayor seguridad, como sucedió en marzo en la primaria “Escuadrón 201” de la colonia Aves del Castillo después de que malvivientes allanaran las instalaciones. Situación que se repitió en los mismos días en la primaria Acamapichtli de la colonia Cajeme.

En otras escuelas los paros de labores se debieron a la inconformidad de los padres de familia ante la falta de infraestructura, como sucedió en enero en la escuela Basilio Ruíz de la comunidad de Puente de Picos, donde hasta la fecha no se ha dado respuesta a las demandas.

El mal estado de los baños en algunas escuelas secundarias también ocasionó que los padres de familia se manifestaran para exigir arreglo inmediato, ante lo que consideraban un foco de infección para sus hijos, como sucedió en la Técnica 24 de Quetchehueca y en la Técnica 16 de Cócorit.

Desde hace unas semanas, cuando el calor comenzó a sentirse más fuerte, la falta de energía eléctrica para encender los aires acondicionados fue el pretexto utilizado por los padres de familia para cerrar las escuelas.

Dicho problema no fue exclusivo de uno o dos planteles, sino de varios más donde los inconformes declararon que no llevarían a sus hijos a los centros educativos hasta tener la certeza de que trabajarían en condiciones cómodas.

El problema más fuerte relacionado con la falta de suministro eléctrico se presentó apenas la semana pasada en la primaria Revolución de Providencia, donde debido al reclamo de sus papás, más de 300 niños se quedaron sin clases una semana.

Le quedan 10 días al ciclo escolar, tiempo suficiente para que quien tenga responsabilidad dé atención a las demandas más apremiantes de las escuelas, o para que se den nuevos paros de actividades que a estas alturas serían perjudiciales para los estudiantes que se vean afectados.