Banner

Por Abel Barajas
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Por tercera ocasión en el mismo expediente, un juez federal determinó anoche que la PGR sí ofreció los indicios suficientes para someter a juicio a Elba Esther Gordillo por la acusación por delincuencia organizada y lavado de dinero por mil 978 millones de pesos.
Pese a que la semana pasada un juez de amparo le invalidó una decisión judicial similar, Alejandro Caballero Vértiz, Juez Sexto de Distrito en Procesos Penales Federales del DF, dictó nuevamente el auto de formal prisión a la maestra por ambos delitos graves.
Esta es la acusación más importante que la PGR ha presentado contra Gordillo, pero también es la que más polémica y reposiciones ha causado entre los impartidores de justicia, por las diferencias de criterio para apreciar los delitos.
El 4 de marzo de 2013, seis días después de haber sido detenida, el juez Caballero le dictó por vez primera la formal prisión a la maestra, quien litigó el fallo con una demanda de garantías ante el Juez Cuarto de Distrito en Amparo Penal, Francisco Javier Sarabia Ascencio.
Este último le concedió un amparo para que se revisara el caso, con la condición de no tomar en cuenta la querella que presentó la Secretaría de Hacienda por el delito de lavado, debido a que estimó que el funcionario que firmó la denuncia no era servidor público en aquel momento.
La PGR impugnó el resolutivo.
El 20 de marzo de este año, el Quinto Tribunal Colegiado concedió un amparo a la ex lideresa sindical para reponerle el procedimiento, pero eliminó el aspecto más favorable para la inculpada, pues validó la querella de la autoridad hacendaria.
En cumplimiento a este fallo, el pasado 9 de mayo, el juez Caballero dictó por segunda vez la formal prisión a Gordillo, ampliando sus argumentos para procesarla, pero bajo la misma consideración de su fallo original, de enjuiciarla por los dos ilícitos.
Para que este fallo quedara firme debía tener el aval del juez de amparo, pero eso no sucedió, pues el pasado miércoles Sarabia dictaminó que el auto de formal prisión de Caballero carecía de fundamentación, es confuso y omite aclarar cuáles pruebas acreditan los delitos.
Sarabia le dio un plazo de tres días hábiles a Caballero para corregir su resolución y dictar una nueva, con apego a lo establecido en el amparo. En cumplimiento a este mandato, esta noche Caballero dictó por tercera ocasión la formal prisión.
De nueva cuenta, para que esta resolución quede firme, Sarabia debe calificarla y si el juez de amparo considera que dicha determinación está apegada a la ley, Gordillo tendrá la opción de apelarla ante un tribunal unitario penal del DF.