Banner

Staff
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- La Organización de las Naciones Unidas, la UNESCO y la Unión Europea condenaron la violencia contra periodistas en Guerrero.
Las entidades internacionales se refirieron específicamente al asesinato de Jorge Torres, funcionario de la Dirección de Salud Municipal de Acapulco y quien antes había trabajado para varios medios de comunicación.
Torres fue privado de su libertad el 29 de mayo por un grupo de hombres armados y su cuerpo fue hallado sin vida el pasado lunes.
“La Delegación de la Unión Europea condena firmemente este vil asesinato y hace un llamamiento a las autoridades competentes a hacer todo lo posible para esclarecer los hechos, identificar, arrestar y juzgar a las personas responsables”, señaló la Entidad en un comunicado.
“Igualmente, se muestra preocupada por los informes recientes relacionados con ataques y amenazas contra periodistas, medios de comunicación y defensores de derechos humanos”, añadió.
En tanto, las oficinas en México del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH) y de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) señalaron que los agresores de Torres hicieron gala de un despliegue y control operacional que generó alarma en muchas esferas del quehacer guerrerense.
“La información a la que hemos tenido acceso da cuenta de un grado de deliberada sevicia ejercida contra el Sr. Torres”, afirmó Javier Hernández Valencia, Representante en México de la ONU-Derechos Humanos.
“Nuestros esfuerzos buscarán enfocarse en fortalecer y acompañar la labor de las autoridades del país en todos los niveles de gobierno, así como de los profesionales y técnicos del ámbito del periodismo, en pro de la prevención de actos de esta naturaleza teniendo como referencia el Plan de Acción de las Naciones Unidas sobre la seguridad de los periodistas coordinado por la UNESCO”, agregó Nuria Sanz Gallego, representante de la UNESCO en México.
La ONU-DH y UNESCO llamaron al Estado mexicano a implementar y fortalecer las medidas necesarias para garantizar los derechos a la vida, la integridad y la libertad de expresión de los periodistas.