Por Julián Sánchez
EL UNIVERSAL
CD. DE MÉXICO.- Amnistía Internacional (AI) repudió la situación a la que son sometidos menores migrantes en centros de detención de Estados Unidos y llamó no sólo al Gobierno de ese País, sino a los de naciones de tránsito de personas que van en busca de mejores oportunidades, a que aborden el problema no sólo desde la perspectiva de Estado-Nación, sino regional.
Perseo Quiroz, director ejecutivo de Amnistía Internacional México, señaló que esa organización considera que retener a niños y niñas migrantes debe ser una excepción y no una regla.
Según información difundida, se ha convertido en crisis humanitaria la llegada a Estados Unidos de mareas de niños migrantes solos, huyendo de la pobreza y la violencia en Guatemala, Honduras, El Salvador y México.
Sobre el tema, Quiroz señaló en entrevista que el tema de la migración se agrava, tratándose de niños y niñas, pues están en una mayor vulnerabilidad y son tratados con diferentes condiciones.
Gretchen Kunher, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (IMUMI), dijo que sí se dan condiciones de violación de los derechos humanos, como el que estén hacinados, mientras logran ubicarlos. “El mayor temor de los niños y niñas es que los priven de su libertad”.
La organización Sin Fronteras considera que el fenómeno, no sólo en Estados Unidos, sino en México no va a disminuir, por lo que es importante que se planteen alternativas a la detención.