Banner

Revela informe que el Gobierno del Estado adeuda al fondo de pensiones y jubilaciones más de 2 mil 978 millones de pesos


Por Héctor Froylán Campos

TRIBUNA

HERMOSILLO.- Bastaron cuatro años para que el Gobierno panista echara “a la basura” la solidez financiera y el prestigio en los servicios salud del ISSSTESON logrados en las administraciones priístas, declaró Alfonso Elías Serrano.

Al sostener un encuentro con representantes de los medios de comunicación en esta capital, el presidente del CDE del PRI esbozó una radiografía administrativa del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, en la cual reflejó el grave deterioro de sus finanzas y el decreciente nivel en los servicios médicos.

“Esta es una factura muy cara que está pagando la sociedad por la inexperiencia, incapacidad, impunidad y corrupción del PAN Gobierno”, dijo.

De acuerdo con el informe, el Gobierno del Estado adeuda al fondo de pensiones y jubilaciones poco más de 2 mil 978 millones de pesos, pues un arqueo realizado al fideicomiso de reserva revela que sólo existe en caja 125 millones de los 3 mil 103 millones 806 mil 606 pesos que debería registrar (al 2013) en sus estados contables.

“Con independencia de que tenía qué hacerlo o no, los buenos gobiernos del PRI le aportaron al ISSSTESON 2 mil 163 millones; la actual administración panista, no aportó un solo peso”, reveló Elías Serrano.

Además de cuestionar la falta de responsabilidad de la directora del ISSSTESON, Teresa Lizárraga Figueroa, por no acudir a rendir una explicación sobre el dispendio y faltante de recursos del fondo de pensiones de los trabajadores, el líder priista lamentó que el esfuerzo de anteriores gobiernos del PRI se haya ido a la basura debido a que el Hospital Ignacio Chávez perdió la certificación que lo acreditó como una de las instituciones que mejores servicios médicos prestaba a los derechohabientes.

El dirigente del tricolor refirió que la titular de la dependencia enfrenta una demanda penal por el desmedido sobregiro de 6 millones 600 mil pesos en la partida de gasto corriente ejercida el 2012, expediente en el cual se probaron egresos no prioritarios para los beneficiarios, entre muchas otros gastos superfluos.