Banner

Los cinco pueblos que registran mayor número en reclusión son Náhuatl, Tzeltal, Tzotzil, Zapoteco y Mixteco


Staff

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Unos 8 mil 344 indígenas se encuentran actualmente recluidos en el Sistema Penitenciario del País, según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH).

En un comunicado, el organismo informó que de estas personas, 327 son mujeres y 8 mil 7 hombres; en tanto que 7 mil 632 pertenecen al fuero común y 702 al fuero federal.

Señaló que en su mayoría, los indígenas en prisión son originarios de Oaxaca, Puebla, Veracruz, Guerrero, Distrito Federal, Hidalgo y San Luis Potosí.

En tanto, los cinco pueblos o comunidades indígenas que registran mayor número en reclusión son Náhuatl, Tzeltal, Tzotzil, Zapoteco y Mixteco.

La CNDH detalló que los delitos del fuero federal por los que purgan condena los indígenas presos son: contra la salud, portación de arma de fuego reservada para el uso exclusivo de las Fuerzas Armadas y violación a la Ley General de Población.

En lo que respecta al fuero común, indicó, los ilícitos más frecuentes son robo, homicidio, violación, lesiones y violencia intrafamiliar.

“Debido a su condición monolingüe, estos internos difícilmente entienden a cabalidad la situación legal que enfrentan, aunado al hecho de la falta de asesoría jurídica inmediata y de asistencia de traductores y/o intérpretes certificados que conozcan sus costumbres y cultura, durante su comparecencia ante el Ministerio Público o en los juzgados penales”, denunció.

Para la CNDH, los indígenas en reclusión se enfrentan a problemáticas como la discriminación por parte de los demás internos; no reciben información sobre los derechos humanos que les asisten y tienen escasa visita debido a la lejanía de sus comunidades al lugar donde está ubicado el centro de reclusión.

Además, señaló que estos problemas se acentúan por la carencia de recursos; la deficiente atención médica; insuficientes oportunidades para la actividad laboral y desconocimiento de ante qué autoridades podrían solicitar los beneficios de libertad anticipada.

Indicó que en 2013, la CNDH realizó mil 260 trámites a favor de estos indígenas, y se logró la libertad de 121 de ellos.

El organismo se pronunció por la creación de juzgados especializados en materia indígena, así como de ministerios y defensores públicos con conocimiento en derechos humanos, cultura y costumbres indígenas.

Además, pidió apoyo para que en la procuración y administración de justicia exista un cuerpo de intérpretes, así como promoción de los derechos de los reclusos para obtener beneficios de libertad anticipada y ampliación del personal médico en los centros penitenciarios.