Banner

Preocupa la formación de redes para hacer un ‘uso ilícito de las nuevas tecnologías’


THE ASSOCIATED PRESS
LA PAZ.- El G-77 China exigió a Estados Unidos que ponga fin al espionaje e intercepción de las comunicaciones, al tiempo que ve con preocupación que se formen redes como la Zunzuneo para hacer un “uso ilícito de las nuevas tecnologías”, según concluyó ayer domingo al finalizar su cumbre en la región boliviana de Santa Cruz.
“Vemos con consternación que algunos países... han realizado recientemente actividades de vigilancia o de interceptación de las comunicaciones arbitrarias ilegales, incluidas la vigilancia y la interceptación extraterritoriales de comunicaciones y la recopilación de datos personales. Exigimos que se ponga fin a estas actividades”, señala un párrafo del documento de conclusiones redactado en la oficina local de las Naciones Unidas.
La cumbre en Santa Cruz, 540 kilómetros al Este de La Paz, fue inaugurada la víspera con la presencia de los presidentes de Argentina, Ecuador, Perú, Paraguay, Uruguay, Venezuela, Cuba, El Salvador, Gabón, Guinea Ecuatorial, Zimbabue, Bangladesh, Sri Lanka y las Islas Fiji.
El párrafo se refiere al espionaje efectuado por la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés), que recientemente se vio inmersa en un escándalo internacional por los documentos secretos revelados por los periódicos The Guardian y The Washington Post, que a su vez los recibieron de Edward Snowden, quien solía trabajar para la NSA como analista.
Sacha Llorenti, embajador de Bolivia en la ONU, leyó el documento, y destacó que el grupo observa con “preocupación la información publicada en medios de comunicaciones sobre los objetivos de la denominada red Zunzuneo, que constituye un uso ilícito de las nuevas tecnologías de la información y la comunicación”.
Dicha red social en línea, creada en Cuba por la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), tenía como objetivo real alentar a los jóvenes de la isla a unirse a la disidencia, según dio a conocer la AP.
En otras conclusiones plantearon su rechazo a la existencia de “listas y certificaciones unilaterales de parte de países desarrollados y que afectan a los países en desarrollo como narcotráfico, trata de personas y otras de similar carácter”.