Banner

Por Jesús Guerrero
AGENCIA REFORMA
CHILPANCINGO.- Damnificados por la tormenta tropical “Manuel” protestaron ayer por el incumplimiento de las autoridades para entregar las primeras 450 casas para la reubicación en esta ciudad.
Durante una marcha en la que bloquearon un carril de la Autopista del Sol, los afectados acusaron que la reubicación tampoco avanza en comunidades de la Sierra que ya llegó la temporada de lluvias de este año.
La movilización de las familias terminó con un mitin en los terrenos donde, desde marzo pasado, empresas contratadas por la Secretaría de Desarrollo Agrario y Desarrollo Urbano (SEDATU) aplanan la zona donde serán colocadas las viviendas prefabricadas.
Gumaro Guerrero Gómez, dirigente de la Coordinadora de Colonias y Comunidades Afectadas por el Río Huacapa, recordó que el fin de semana se cumplieron nueve meses de la tragedia.
De acuerdo con asesores del alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno, fue la SEDATU la que planteó que el 15 de junio podía entregarse el primer paquete de viviendas, pero hasta ahora en el terreno sólo hay una casa muestra.
Se trata de una estructura prefabricada colocada sobre una plancha de cemento.
Al respecto, Guerrero Gómez explicó que ya acordaron con la SEDATU que cada vivienda tenga una cimentación de 60 centímetros y no de los 10 que la constructora había proyectado.
Dijo que sólo espera que ese acuerdo no se utilice como pretexto para justificar el retraso de la primera etapa de las casas.
Desde el pasado 10 de junio, Jorge Carlos Ramírez Marín, titular de la SEDATU, informó al gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, que el Gobierno Federal establecería una prórroga para la entrega de las casas de la reubicación en Chilpancingo.
Entre los argumentos del retraso, el funcionario mencionó dificultades para encontrar terrenos seguros, así como acreditar la propiedad legal para adquirirla y entonces iniciar la construcción.
Ayer, durante la marcha, los afectados irrumpieron en las oficinas de la delegación estatal de la SEDATU, donde les informaron que el delegado estatal, Héctor Vicario, se encontraba en una reunión en Acapulco.
Vía telefónica, Vicario habló con el dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), Nicolás Chávez, para ofrecerle que los recibirá en audiencia.
El activista dijo que en ese encuentro hablarán también por damnificados de otras comunidades de Chilpancingo, Ahuacotzingo y Eduardo Neri, donde ni siquiera se han comprado los terrenos para reubicarlos.