Pide industria automotriz seguir con sanciones a más jueces al no poder despegar a causa de la basura vehicular

Por Elena Michel

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- El Pleno del Consejo de la Judicatura Federal (CJF) ordenó la destitución por tiempo indefinido y sin goce de sueldo del juez federal Daniel José González Vargas, quien había sido adscrito de Baja California a Veracruz para facilitar una investigación en su contra, e impuso la misma sanción al actual secretario del Juzgado del Distrito en Baja California, Ricardo Arreola Villanueva, ya que se detectaron posibles irregularidades en el otorgamiento de suspensiones de amparo a empresas importadoras de autos usados.

Luego de esta decisión y según la normatividad, el Consejo iniciará la revisión de sus cuentas bancarias y las de sus familiares hasta en tercer grado para determinar si recibieron dinero ilícito por parte de las personas morales implicadas.

El CJF inició investigaciones en contra de al menos cinco jueces federales en el País, quienes habrían emitido amparos a favor de empresas comercializadoras de los llamados carros “chocolate”.

El presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), Eduardo Solís, denunció en este mismo espacio que dos jueces federales han otorgado 80% de estos amparos.

Consultado sobre la decisión del Pleno del CJF, Solís confió en que se aplique el mismo criterio a otros jueces federales que presuntamente benefician al sector de los carros “chuecos” en perjuicio de la industria automotriz.

Solís advirtió que aun cuando son cinco empresas que concentran el 80% de los fallos a favor, éstas rentan los amparos a su vez a otras agencias comercializadoras de los llamados autos “chuecos”.

“El mercado interno se ha visto afectado de manera estructural. Hay estudios que señalan que el mercado interno está por debajo de donde debe estar, se podrían generar hasta 300 mil empleos adicionales con un mercado interno sano, pero debido a la importación desmedida de esta chatarra o basura vehicular, el mercado interno no despega y el daño es dificultad para conseguir inversiones”, concluyó.