Banner

Casi la mitad de los menores que llegan a Estados Unidos no van en busca de sus padres o familiares

Por Liliana Alcántara

EL UNIVERSAL

CD. DE MÉXICO.- Casi la mitad de los niños migrantes no acompañados de México y Centroamérica que llegan a Estados Unidos no van en busca de sus padres o de la reunificación familiar, sino que huyen de la violencia doméstica y del crimen organizado, según la Oficina de Washington para América Latina (Wola, por sus siglas en inglés).

En su informe “Seguridad, migración y crisis humanitaria en la otra frontera de México”, la organización refiere que la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) ha entrevistado a estos niños y 56% le han informado que la violencia es causa de su migración.

Señaló que hasta mayo de 2014, 34 mil 611 niños fueron asegurados por autoridades migratorias en Estados Unidos y se estima que al finalizar el año la cifra llegue a 90 mil.

En el reporte que se hizo público este martes, Wola destacó el desafío para México de brindarles protección durante su recorrido, ya que el maltrato y violencia en su paso por el país “es una de las peores emergencias humanitarias en el hemisferio”.

El informe aborda la problemática de la frontera México-Guatemala donde los migrantes están a merced del crimen organizado.

Resalta que a diferencia de lo que sucede en el norte, la seguridad del sur es endeble, pues investigadores de esta oficina de EU pudieron ingresar en cuatro ocasiones a nuestro país por esa región sin necesidad de pasaporte.

En relación con la situación de los niños no acompañados, Wola advirtió sobre una ola migratoria sin precedentes que se ha registrado en los últimos dos años, pues mientras en 2011 la patrulla fronteriza aseguró a 4 mil 59 niños, en 2013 esa cifra aumentó a 21 mil 537.

A la par, se incrementó 432% el número de solicitantes de asilo en la Unión Americana, producto del flujo mayor de migrantes.

En México, el Instituto Nacional de Migración (INM) reportó a Wola que esta gran oleada de niños migrantes que viajan solos la comenzó a detectar en 2012 con un aumento de 46.6% en el número de menores detenidos.

La Wola destacó que algunos de ellos tendrían derecho a solicitar asilo porque su vida está en peligro, “pero a menudo no tienen acceso a abogados o asistencia legal”, por lo que son deportados.

El INM deportó, según Wola, a 8 mil 300 niños, 44% proveniente de Honduras.

El informe reitera que desde que los migrantes pisan territorio mexicano son víctimas de secuestro, extorsión, trata, violación y homicidio, y que el incremento de fuerzas armadas en la frontera sur no reduce el flujo y mucho menos frena las violaciones a los derechos humanos.

Destacó Wola que 80% de la cocaína traficada a EU en la primera mitad de 2013 cruzó a través de Guatemala.

Recomendó aumentar la cooperación de México con Guatemala, y que ya no participen militares en las tareas de seguridad pública.