La selección de Francia no tuvo problemas para vencer 5-2 a su similar de Suiza


Staff
AGENCIA REFORMA
SALVADOR.- De la mano de un "Gato", la Selección francesa arrolló ayer 5-2 a Suiza y puso un pie en Octavos de Final del Mundial de Brasil 2014.
Como si tuviera un cronómetro suizo, Francia aceleró en dos minutos para devorarse al conjunto helvético, en una sinfonía que tuvo como su mejor ejecutante al delantero Karim Benzema.
El atacante del Real Madrid asistió en dos ocasiones y marcó al 67'.
Antes Olivier Giroud, al 17', y Blaise Matuidi, al 18', pusieron contra la lona a la Selección que dirige el alemán Ottmar Hitzfeld, el segundo con complacencia del portero Diego Benaglio, quien regaló el poste que cubría, por donde ingresó el disparo de Matuidi.
Pero por si alguien tenía dudas del poderío ofensivo de los galos, al 40', Mathieu Valbuena culminó un preciso contragolpe que comenzó con el rechace de cabeza de Giroud en un tiro de esquina.
El atacante del Arsenal recibió por la banda derecha y centró de forma excelsa a la entrada de Valbuena, quien sólo empujó.
Y pudo ser peor para los suizos, porque al 32', cuando el portero helvético le detuvo un penal a Benzema.
Ese fue el único negrito en el arroz de la actuación del "Gato", elegido mejor jugador del partido, y quien encontró su recompensa al 67', cuando anotó con una asistencia de Paul Pogba.
Benzema sumó tres tantos en lo que va del campeonato. Pero bien podría seis, al considerar el penal que se perdió, un gol en el epílogo ante Suiza cuando el árbitro holandés Bjorn Kuipers pitó el final justo cuando jalaba el gatillo con un exquisito disparo combeado y el remate que fue decretado como autogol al intervenir el "ojo de águila" en la victoria 3-0 ante Honduras en el debut.
La cuenta gala la cerró Moussa Sissoko al 73', asistido por Benzema.
Sobre el final del duelo, los suizos hallaron el arco de Hugo Lloris, quien vio pasar el disparo de Blerim Dzemaili por debajo de su barrera al 81', y al 87' con un impresionante remate de volea de Granit Xhaka.
Pero eso fue todo lo que permitió Francia, que se quedó con ganas de ver un tanto más de Benzema, a quien ya no le contaron un golazo desde afuera del área porque el árbitro Björn Kuipers pitó el final del cotejo.