Banner

Sobre la hora, Messi anotó un golazo para que Argentina venciera a Irán y se clasificara a octavos de final


Staff
AGENCIA REFORMA
BELO HORIZONTE.- Messi acabó con el "Lío" que Irán le provocó a Argentina durante 90 minutos y con un golazo en tiempo de reposición dio a la albiceleste un triunfo de 1-0 en el Estadio Mineirao.
El astro de la Selección Argentina tomó la pelota en los linderos del área al minuto 91, dribló hacia adentro y sacó un zurdazo a la esquina del poste derecho para batir al arquero Alireza Haghighi, ante el delirio de 57 mil aficionados.
La segunda victoria de la escuadra que dirige Alejandro Sabella le dio la calificación a los Octavos de Final, mientras que Irán quedó con un punto en el Grupo F y sus posibilidades se redujeron notablemente.
La defensa iraní había resistido 90 minutos a los embates de una escuadra argentina, que se había estrellado una y otra vez en sus arribos al arco del agigantado Haghighi.
Los persas le cerraron los espacios a los argentinos y fueron generosos en la recuperación del balón. Jugaron sin complejos y estuvieron cerca de darle a su País una alegría tan grande como aquella en Francia 98, cuando vencieron 2-1 a su archirrival Estados Unidos.
"El catenaccio persa" agotó mentalmente a Argentina e impulsó a sus delanteros, que se volvieron altaneros en varios pasajes del encuentro.
El portero Haghighi tuvo una sobresaliente actuación, pero su contraparte argentino Sergio Romero estuvo aún mejor, evitando por lo menos un par de goles iraníes que habrían provocado una tragedia sudamericana.
Al 67', Ashkan Degajah sacó un remató de cabeza y Romero realizó una espectacular atajada con la punta de los dedos para impedir el tanto de los rojos.
Irán fue mejor en la parte complementaria y mereció el empate. El árbitro le negó a los "persas" lo que parecía un penal, tras una falta de Pablo Zabaleta sobre Degajah al 61'.
Sabella se vio obligado a sustituir a sus atacantes Sergio "Kun" Aguero y Gonzalo Higuaín por Rodrigo Palacio y Ezequiel Lavezzi, pero al final fue una genialidad de Messi la que proporcionó los tres puntos al equipo argentino.