Banner

Por Alejandro Olivares
AGENCIA REFORMA
MONTERREY.- La energía solar puede cambiar el planeta, pero para ello necesita del descubrimiento de materiales que hagan que esta tecnología sea más accesible a todos.
Alan Aspuru-Guzik, líder del Proyecto Energía Limpia en la Universidad de Harvard, describió que una manera de posibilitar el crecimiento y mayor acceso de la energía solar es través de paneles solares de plástico.
A través de este tipo de paneles, que se distinguirían por ser baratos y flexibles, la energía solar pudiera llegar a reducir las emisiones de carbono.
Actualmente, los paneles usan materiales como el telurio de cadmio, que los hace ser muy rígidos y de un precio elevado, refirió Aspuru-Guzik.
Para ello, este investigador mexicano, junto con su equipo, trabaja en el descubrimiento de nuevos materiales, en una disciplina que se conoce como “genoma de materiales”.
“Cualquier compañía que quiera desarrollar un nuevo material se puede gastar de 4 a 10 millones de dólares, y tardar hasta 10 años”, explicó.
Sin embargo, la manera en que trabaja su equipo hace que el proceso para descubrir un nuevo material, que cumpla con las características de conductividad y eficiencia, sea mucho más rápido, basado en un modelo de colaboración global.
En este modelo, usuarios alrededor del mundo descargan un programa que corre atrás de los procesos usuales y ayuda a hacer los cómputos necesarios para el análisis y descubrimiento de nuevos materiales.
“La gente alrededor del mundo agarra su computadora y dona su tiempo de cómputo”, describió.
Hasta ahora, el Proyecto de Energía Limpia ha recibido 158 millones de horas de tiempo de cómputo, que les ha dado como resultado 2.8 millones de moléculas, de las cuales cerca de 35 mil pueden ser importantes para la investigación, refirió Aspuru-Guzik.
“Gente de todo el mundo se conecta, lo baja y lo usa; en cualquier momento tienes 7 mil u 8 mil personas donando al proyecto todo el tiempo”.
Aspuru-Guzik inauguró el ciclo “Conferencias del Futuro Energético de México”, que organiza la Universidad Regiomontana y tiene como objetivo plantear el tema energético desde distintas disciplinas.