El mexicano ganó por decisión dividida


EL UNIVERSAL
LAS VEGAS.- Con la escuela cubana, el "Canelo" salió bajo en calificaciones. En un combate en el que su rival imprimió velocidad y movilidad, Saúl Álvarez (44-1-1, 31KO), apenas logró descifrar la estrategia de Erislandy Lara (19-2-2, 12KO), para derrotarlo por decisión dividida en la pela celebrada ayer sábado en el MGM Grand.
Con la misma velocidad con la que arremetió con palabras al "Canelo", Erislandy Lara montó su plan de combate, el cual incluyó desplazamientos constantes que lo convirtieron en auténtico humo negro que el mexicano apenas logró conectar para apuntarse la victoria.
Con el primer campanazo, Álvarez arropado por su poder de puños salió a buscar al caribeño. Un gancho al hígado por parte del mexicano fue lo más destacado en el llamado round de estudio.
La mano derecha del "Canelo" logró trastabillar a Lara, que respondió con combinaciones al rostro y cuerpo del tapatío. La guarda zurda y la movilidad del Oro de Guantánamo complicó el accionar del jalisciense, que en repetidas ocasiones buscó las zonas blandas de Lara para minar sus movimientos.
En el tercer capítulo del combate, Erislandy continuó con su estrategia. La insistencia del mexicano ocasionó que se abrieran algunas ventanas en su defensa, que Lara aprovechó para atestarle golpes que provocaron la hinchazón de pómulos de Saúl Álvarez.
El cansancio se apoderó de Lara a partir del octavo rollo, lo cual fue aprovechado por el mexicano que a partir de ese momento logró impactar algunos golpes al zurdo nacido en Guantánamo.
El último tercio de la batalla, Álvarez pudo cortar las salidas de Lara, que por lo minado de su condición física decidió amarrar.
En el duodécimo episodio y cuando la gente esperaba algo más allá de ver al "cazador y la liebre", la espectacularidad simplemente no llegó.