SONORA 2015: LA GEOGRAFÍA ELECTORAL

Diez partidos políticos disputarán el próximo 7 de junio el voto de casi dos millones de sonorenses -hasta ahora- (1,874,027) incluidos en la lista nominal de electores al cierre del 11 de julio, y el 90% -o sea 1’693,000- se localiza en sólo 15 municipios; ¿alcanzará para todos?
Tres de esos partidos, de acuerdo a la nueva legislación electoral, no podrán hacer alianzas por ser la primera elección en la que participan: Los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social y el Partido del Frente Humanista -con registro condicionado, otorgado apenas la semana pasada por el Instituto Nacional Electoral-.
Para lograr el registro definitivo, la Ley Electoral los obliga a obtener como mínimo un 3% de la votación nacional emitida en la elección federal del 2015, algo así como 1.5 millones de votos. Y aunque el padrón de Sonora sólo representa el 2.34% del nacional, es hora de que no tienen cuadros ni estructuras. El tiempo no les favorece y no les será fácil.
Otros cuatro: Movimiento Ciudadano,Verde Ecologista, Nueva Alianza y el Partido del Trabajo, estarán ante una dura prueba electoral desde que fueron fundados, porque aún y cuando podrán celebrar alianzas y coaliciones para la postulación de candidatos, lo tendrán que hacer cada uno para que prueben realmente tener sus propios votantes y no como una coalición con votos definidos, repartidos y negociados de antemano, como solían hacerlo en el pasado.
No debemos dejar de lado que en las llamadas elecciones intermedias el porcentaje de participación ciudadana tiende a reducirse y eso golpea directamente a los partidos que menos estructura tienen.
Los tres restantes (PRI, PAN, PRD) llevarán la mayor carga en la disputa por los votos, considerando los porcentajes obtenidos en los últimos ocho procesos electorales municipales (1991-2012), que nos indican una clara tendencia a concentrar las preferencias del votante en Sonora en sólo dos partidos políticos: PRI y PAN.
Sin embargo, a casi 10 meses de la elección quedan todavía algunos puntos de la agenda política donde todavía no se tiene mucha claridad.
¿Habrá alianza para gobernador entre el PRD y el PAN como lo hicieron para la elección de Baja California el año pasado? Es un misterio, porque las relaciones entre ambos partidos por ahora no son las mejores.
Han existido serios cuestionamientos del partido del Sol Azteca hacia la política oficial del PAN. Haciendo cálculos, no se ve por dónde el PRD pudiera enfrentar el riesgo de una desbandada hacia Morena por realizar una alianza temporal con un partido con altos niveles de carga negativa. Además, el PRD deberá resolver su proceso interno de renovación de dirigencia nacional en septiembre, lo que podría devenir en un cambio de estrategias, con impacto directo en los liderazgos locales que no acaban de conformarse ni perfilar candidaturas.
¿Seguirá el PANAL en alianza con el PAN? También es un misterio. Fueron aliados en Baja California pero ya no en la reciente elección de Nayarit. En Sonora no sabemos con certeza la duración pactada de la alianza del 2012, que le ha significado al Gobierno Estatal incluso un voto decisivo en el Congreso local en la persona del ex dirigente sindical Ismael Valdez. Sin embargo las cosas han cambiado para el PANAL y sus alianzas locales y nacionales desde febrero del 2013 y no se observa movilización alguna del partido ni sus dirigentes a menos de un año de la elección.
¿Y con el Partido Verde Ecologista? Las alianzas con el PRI al parecer son viables para la elección del 2015. Habrá que tomar nota en los nueve estados donde habrá elección para gobernador, los 17 donde habrá elección concurrente de ayuntamientos y congresos locales y la cantidad de distritos en alianza para la elección federal.
Otra interrogante de aquí a septiembre del presente año: ¿En verdad quedarán fuera los recomendados de los gobernadores de los estados en la integración de los organismos electorales como el instituto y el tribunal electoral? En Sonora no será así; sabiendo lo crucial para ellos de la próxima elección, ya trabajan para incluir a personajes afines al Gobierno Estatal en ambas instituciones.
En Sonora el 90% de los electores se concentra en los 15 municipios de mayor población. Los partidos más chicos tendrán que remar contra la corriente, porque su presencia es limitada y casi inexistente en aquellos.
Por ejemplo, Hermosillo cuenta con 514 mil electores registrados y la tendencia en los últimos 20 años en la elección municipal ha sido bipartidista entre PRI y PAN con un 55% de participación ciudadana. 5 de los 8 trienios los ha gobernado el PAN.
Cajeme cuenta con 295 mil votantes potenciales. La tendencia es que era tripartidista, ahora se ha concentrado entre PRI y PAN, con una sensible baja del voto hacia las izquierdas, que han desaparecido del mapa o se pasaron a las clientelas del PAN. El PRI ha gobernado el Ayuntamiento en 5 de los 8 períodos, con una participación ciudadana cercana al 60%.
Nogales cuenta con 170 mil electores, pero sus porcentajes de participación casi nunca llegan al 50% por la población flotante. La tendencia es al bipartidismo con muy pocos votos para las izquierdas. Ha sido gobernado en dos ocasiones por el PAN.
San Luis Río Colorado también bipartidista cuenta con 136 mil electores inscritos y su participación apenas se acerca al 50%. Desde 1994 el PRI sólo ha gobernado en una ocasión y el PRD tuvo su máxima expresión en votos cuando su candidata al Ayuntamiento fue Petra Santos en 2003. Por el tipo de votante fronterizo, aquí se da el voto diferenciado en elecciones para gobernador y Presidente de la República.
Navojoa registra 110 mil votantes anotados en la lista. En 8 períodos de Gobierno el PRI ha estado en 6 y el PRD en 2. El PAN estuvo muy cerca de ganar en 2009 y la elección del 2012 fue cerrada entre PRI y PAN. El PRD gobernó en 1997 y el 2000 y gradualmente ha ido menguando presencia.
Guaymas aparece con 105 mil votantes potenciales en la lista. Desde 1991 año de las negociaciones con el PAN en que se instaló un consejo municipal, la pluralidad hizo su aparición en el Municipio. Se consolidó en 1997 con el PRD, en 2000 con el PAN y en 2009 de nuevo con el PAN. Registra una participación ciudadana por encima del 50%. Las izquierdas ni sus luces.
Caborca aparece para el PRI como el gran reto y para el PAN como gran logro. Desde 1994 cuando el PRI ganó la elección municipal con Manuel Copado, el PAN ha resultado victorioso entre 1997 y el 2012.
Con 56 mil votantes y una participación del 55%, en 2009 el PRI quedó muy cerca y en 2012 el PAN volvió a despegarse. Salvo un ligero repunte del PT en las colonias populares, las izquierdas no han desarrollado mayor presencia en la región.
Agua Prieta registra 60 mil potenciales votantes y su desarrollo político registra un férreo control de familia en el PRI, que ha gobernado 5 de los 8 períodos en estudio. Las izquierdas guardan muy escasa presencia fronteriza y Agua Prieta no ha sido la excepción. En el 2009 el desaparecido PSD ganó el Ayuntamiento con un priísta inconforme que no tardó en volver a incorporarse al PRI.
Huatabampo registra 56 mil votantes en la lista y aparece también como uno de los pocos municipios donde se ha arraigado el tripartidismo con un control muy obvio del PAN sobre las izquierdas. Gobernó el PRI en 1991 y 1994, PRD en 1997, otra vez el PRI en 2000, de nuevo el PRD en 2003, PRI de nuevo en 2009 y el PAN en 2006 y 2012.
Puerto Peñasco aparece con 42 mil votantes y su tendencia también es bipartidista. El conflicto de 1991 dañó al PRI. El PAN ganó en 1997 y volvió a ganar en 2009. El PRI se recuperó en 2012 con Gerardo Figueroa.
Etchojoa, con 41 mil votantes anotados, reparte sus preferencias entre el PRD (1994, 1997, 2000), el PAN (2006 y 2012) y el PRI (1991, 2003 y 2009). Es el Municipio donde se registra mayor igualdad de fuerzas entre los tres principales partidos políticos, con fuerte intercambio de votantes entre PAN y PRD cada tres años, dependiendo de las decisiones en el PRI.
Empalme registra 40 mil electores en su lista y es uno de los municipios donde la pluralidad ha estado siempre vigente. Con tendencias al tripartidismo, ha sido gobernado por el PRI (1991,1994 y 2006), por el PAN (2009 y 2012) y por el PRD (1997, 2000, 2003). En la elección pasada el PRI resintió una fuerte migración de votantes hacia el Partido Verde Ecologista. El PAN bajó su votación en 2 mil votos menos que en 2009 y aún así les ganó por las divisiones ocurridas en el PRI.
Cananea ha resultado un verdadero misterio para las izquierdas. Con recurrentes conflictos político sindicales y partidistas, por alguna razón las izquierdas han quedado marginadas de las preferencias del votante que ha optado por el PRI y por el PAN que se han repartido el Gobierno del Ayuntamiento a mitades en los últimos ocho procesos. Registra 26 mil potenciales votantes y una participación cercana al 60%.
Magdalena guarda una historia muy particular en las tendencias del votante urbano con 23 mil votantes registrados, con una tendencia al bipartidismo y con una participación ciudadana por arriba del 60%.
Álamos, con 19 mil votantes, en el período estudiado ha sido gobernado una sola vez por el PAN (2009) y en siete ocasiones por el PRI. Hasta el 2009 aparecía como uno de los ocho municipios en donde nunca se había experimentado la alternancia. Con un ex priísta, el PRD experimentó un incremento de sus votos en el Municipio (2575 votos de los cuales sólo 650 eran de perredistas). La participación ciudadana registra tasas cercanas al 70%, con alta participación en la zona urbana.
Esos son los 15 municipios que concentran al 90% de la lista nominal de electores y que seguramente definirán el rumbo electoral de Sonora en el 2015. El PRI y el PAN tienen presencia en los 72 municipios. El PRD sólo en 35, el Verde Ecologista en 24. El PT, PANAL y MC sólo en seis, y de los tres recientemente aprobados por el INE todavía no se sabe mayor cosa, salvo que ya recibieron parte del subsidio y que uno de ellos ya tiene candidato a la gubernatura. Todos quieren, pero pocos podrán. ¿Quiénes quedarán fuera? Se aceptan apuestas.