Banner

Guadalajara debutó en el Apertura 2014 con un empate 1-1 ante Jaguares en el Estadio Omnilife


Por Ramón Estrada
AGENCIA REFORMA
GUADALAJARA.- Omar Bravo no demostró que a Chivas le urge sumar de a tres puntos en el Apertura 2014 para librar la quema del descenso.
Ayer, el delantero del Rebaño falló dos goles cantados ante Jaguares y el equipo tapatío tuvo que conformarse con una unidad, producto del 1-1 en el Estadio Omnilife.
Pese a ir arriba en el marcador con gol de Fernando Arce, al 34', tras un yerro del portero César Lozano, quien regaló su posición en un tiro libre, al Guadalajara le faltó determinación y sangre caliente para conservar la ventaja.
Previo al arranque del cotejo, la presencia de Javier Hernández junto a su abuelo Tomás Balcázar hizo que los más de 30 mil seguidores rojiblancos se ilusionaran, pero el chiverío de Carlos Bustos exageró en el orden y fue poco atrevido al frente.
La presencia de Ángel Reyna manejando los hilos del equipo y la dupla Bravo-Aldo de Nigris en el ataque presagiaba una tarde redonda, la cual nunca llegó.
Al 21', De Nigris se quitó al portero dentro del área, pero se le alargó la pelota y dejó escapar la primera.
Jaguares tímidamente intentó ofender a Chivas por conducto de Franco Arizala, pero el portero Antonio Rodríguez le negó la gloria al colombiano, quien ya había puesto el balón en el travesaño, al 31'.
Para el complemento ambos equipos se abrieron. La consigna era sumar la primera conquista del campeonato.
Reyna, quien mostró que todavía le falta para agarrar el nivel que lo llevó al Tricolor, remató desde fuera del área, el "Chícharo" Lozano rechazó, pero el balón le quedó a modo a Bravo, quien al 62' no pudo definir de cabeza sólo frente al meta rival.
Bien dicen que los goles que no hagas se reflejarán en contra y así ocurrió. Cuatro minutos después, Julio Nava, ex futbolista de Chivas, emparejó las acciones con un punterazo que pegó en el poste y terminó al fondo de las redes.
Jaguares había logrado el cometido de arañar un punto, pero Bravo tenía la última palabra.
Sin embargo, el capitán del Rebaño nuevamente hizo gala de su mala puntería al 89', tras regalar su remate al cancerbero chiapaneco, pese a que se encontraba a placer para darle el botín a su equipo.
Por lo pronto el Guadalajara se quedó cortó en su intento por escalar en el descenso, pues esa es la prioridad.