Banner

Por Jessika Becerra
AGENCIA REFORMA
CD. DE MÉXICO.- Banco Bicentenario entró en proceso de liquidación, lo que lo convierte en el primer banco que quiebra después de la crisis de 1995.
Se trata de una firma resultado de la transformación de la unión de crédito Nuevo Laredo encabezada por Ignacio Landa Ventosa, la cual funcionó durante 39 años y en el 2012 obtuvo licencia para operar como institución de banca múltiple.
Usando el seguro de depósito del Instituto de Protección al Ahorro Bancario (IPAB), se devolverá los ahorros a 267 personas, pero otras 403 que eran accionistas desde que funcionaba como unión de crédito no recuperarán su dinero.
Las leyes de instituciones de crédito y del IPAB prevén que ni accionistas ni funcionarios, pueden recibir el seguro.
Fernando Aportela, subsecretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), precisó que el límite del seguro de depósito son 400 mil Unidades de Inversión (Udis), que equivalen actualmente a 2 millones 54 mil pesos.
Sin embargo, hay 25 ahorradores que tenían depósitos superiores a la cobertura del seguro; el excedente a las 400 mil Udis, podrían recuperarlos cuando termine el proceso de liquidación y si todavía quedan activos.
En total, se gastarán 146 millones de pesos en compensar ahorradores, de un fondo total por 18 mil millones de pesos que tiene el IPAB constituido por las cuotas que aportan todas las instituciones de banca múltiple.
Aportela comentó que el IPAB se está comunicando con los clientes que tienen seguro para entregarles sus depósitos de inmediato mediante un cheque a domicilio nominativo, no negociable, para abonarse a la cuenta de un banco.
El funcionario previó que esta misma semana se entreguen los recursos a todos los ahorradores cubiertos.
Quienes tengan créditos deberán seguirlos pagando bajo la forma en la que lo venían haciendo.
Las cuatro sucursales del banco, dos en Nuevo Laredo, una en Veracruz y otra en el DF estarán cerradas hasta el 25 de julio y abrirán a partir del 28 sólo para dar seguimiento a la entrega de recursos de los ahorradores.
Aportela subrayó que el seguro de depósito no se constituye con recursos fiscales, si no con las cuotas que paga cada banco de acuerdo con el saldo de sus pasivos.
Explicó que el banco entró a liquidación porque bajó su capitalización, ya que no había reconocido partidas por reservas de crédito y cartera vencida, además de que no siguió su plan de negocios que era colocar 496 millones de pesos, pues a la fecha, sólo colocó 30 millones de pesos entre 14 clientes.
“El caso Bicentenario no implica un riesgo para el sistema financiero, la banca se mantiene fuerte, con un índice de capitalización promedio de 15.4%”, expuso Jaime González Aguadé, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).