Banner

Por Adán García
AGENCIA REFORMA
MORELIA.- El comisionado federal para la Seguridad en Michoacán, Alfredo Castillo, lanzó ayer un amago a funcionarios ligados a criminales.
Advirtió que el plazo para que cooperaran y entregaran información se acabó, aún y cuando aleguen haber sido coaccionados por la delincuencia.
“Se va a actuar en consecuencia sobre las personas que existan elementos suficientes de que puedan tener vínculos con la delincuencia”, expresó en el marco de la tercera sesión ordinaria de la Asociación de Síndicos Municipales, a la que asistió como representante del Gobierno Federal.
En su discurso, Castillo recordó que desde hace casi cuatro meses se invitó a los 113 alcaldes a realizar denuncias de lo que tuvieran conocimiento.
“Se les dijo que estaban en el momento oportuno de denunciar y proporcionar toda la información que fuera necesaria (...) y puedo decir que la mayoría fue omiso”, expuso Castillo, quien coordina la estrategia de seguridad y el desarrollo integral en la Entidad.
Sentenció que ahora no habrá consideración alguna con autoridades ligadas al crimen.
“Ahora este discurso de ‘yo no digo nada pero si me cachan digo’, ya no es un discurso válido”, expresó el funcionario federal.
Tras la llegada de Castillo a la Entidad, diversos políticos han sido detenidos y procesados por presuntos nexos con la delincuencia organizada.
Entre los detenidos se encuentran el ex gobernador interino Jesús Reyna; el ex diputado federal José Trinidad Martínez Pasalagua y quienes gobernaban como alcaldes en Lázaro Cárdenas, Arquímides Oseguera, y en Apatzingán, Uriel Chávez.
Además de Rodrigo Vallejo Mora, hijo del ex gobernador Fausto Vallejo Figueroa, quien al igual que Martínez Pasalagua alegó haberse reunido bajo presión con criminales.
En su mensaje ayer, Castillo lamentó que autoridades municipales y estatales hayan incurrido en traición a las instituciones.
“Hace tres meses o poco más se fue muy claro y se les dijo que aquellas personas que en su momento hubieran sido amedrentadas, que estaban en el momento oportuno de levantar las denuncias ante el Ministerio Público para decir lo que haya pasado y para narrar absolutamente todo lo acontecido”, insistió.
Por su parte, el gobernador Salvador Jara exhortó a todo funcionario a dejar el cargo y presentarse ante las autoridades si tienen relación alguna con la delincuencia.
“Hay que convencer a aquellos que no actuaron de mala fe, a que mejor se presenten ante las autoridades y que dejen de momento el poder público”, expresó ante las autoridades municipales reunidas en Casa de Gobierno.