La mayoría de los participantes estaban ebrios


Por Ana Laura Vásquez
AGENCIA REFORMA
TLAXCALA.- Nueve heridos, siete de ellos corneados por los toros, dejó la edición 60 de La Huamantlada, celebrada ayer en este Municipio.
El secretario de Salud, Alejandro Guarneros Chumacero, precisó que el diagnóstico de dos de los heridos, identificados como José Rojas Barrientos y Salvador Ramírez Morales, es “muy grave”, pues recibieron cornadas en el abdomen y en el tórax, respectivamente.
“Al decir que el paciente está grave quiere decir que está en riesgo su vida”, dijo en conferencia de prensa.
Remarcó que el saldo oficial de La Huamantlada es de nueve heridos, pero no descartó la llegada de más lesionados derivados de riñas o accidentes automovilísticos que son frecuentes en este día por el encierro taurino.
Para ello, remarcó que la Secretaría diseñó con días de anterioridad un plan de contingencia aplicado por médicos y especialistas en atención a heridas por asta de toro.
Los heridos graves, indicó, fueron trasladados a los hospitales regional de Tzompantepec y General de Tlaxcala para su atención en áreas de terapia intensiva, el resto permanecen en el Hospital General de Huamantla.
Antonio Zamora, uno de los especialistas, explicó que Rojas Barrientos llegó al hospital con una herida por asta de toro de doble trayectoria que le atravesó todo el abdomen y el cuerno llegó “hasta por debajo del hígado”.
“Fue una lesión bastante grave que lesionó tres segmentos de intestino que tuvimos que volver a unir, un paciente bastante delicado”.
“Definitivamente las huamantladas son eventos muy graves, el toro no respeta, no sabe si es un torero, si es un aficionado”, remarcó.
En lo que fue la edición 60 de La Huamantlada, soltaron 25 toros de lidia en un circuito de 19 calles.
Entre los heridos también están, Alejandro Reyes, Ángel Téllez, Antonio Murillo, Andrés Galindo y Daniel Pérez, con heridas y golpes por asta de toro. Su estado de salud es delicado.
Asimismo, ingresó al Hospital General de Huamantla, Julio López, con traumatismo craneoencefálico por caer de una de las gradas donde observaba los toros, sobre la calle Morelos.
Tres de los pacientes los reportaron con congestión etílica.