Banner

Este sector es uno de los más regulados


Por Jesska Becerra

AGENCIA REFORMA

CD. DE MÉXICO.- Para financiarse, las casas de empeño fueron la opción de casi 27 millones de personas hasta el año pasado.

Según los últimos datos disponibles de la Asociación Mexicana de Empresas de Servicios Prendarios (AMESPRE), estas personas recurrieron a alguna de las 9 mil 894 casas de empeño que se tenían contabilizadas hasta el año pasado.

Este sector es uno de los más regulados, ya que en teoría son vigiladas por PROFECO, donde tienen que registrar sus contratos y deben enviar reportes antilavado a la Secretaría de Hacienda, así como cumplir con leyes estatales en la materia.

Sin embargo, ayer Reforma publicó que las casas de empeño aceptan prendas robadas, pues no verifican su procedencia, lo que permite a los delincuentes deshacerse del botín en poco tiempo.

De acuerdo con la información disponible, no hay certeza que todo lo que recibe una casa de empeño sea de procedencia legal, pues una tercera parte de sus ingresos proviene de la reventa de las prendas.

José Luis de la Cruz, director del Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, expuso que las casas de empeño necesitan tener un sistema digital que permita identificar a pignorantes que tengan antecedentes criminales.

Recomendó que se soliciten a los clientes registros fiscales.

Héctor Valencia, socio director de la consultoría Valmor, comentó que en EU funciona un registro electrónico donde las personas reportan sus objetos robados y las casas de empeño lo consultan.