Banner

Esparza Garibay indicó que la asamblea se llevará a cabo hasta que se cumplan las condiciones de seguridad.

Por Rachel García Vega

TRIBUNA

La asamblea programada ayer para elegir al nuevo presidente del Consejo de Administración de MerCajeme se suspendió debido a que un grupo de locatarios, acompañados de empleados y familiares, bloquearon el acceso a la Cámara de Comercio, donde tendría lugar el cambio de directiva, y el actual dirigente José Esparza Garibay no se presentó por razones de seguridad y para evitar un conflicto mayor entre los condóminos.

Esparza Garibay indicó que la asamblea se llevará a cabo hasta que se cumplan las condiciones de seguridad, y que la convocatoria se lanzará hasta que cada uno de los inconformes firmen y se comprometan ante notario público a que en la próxima asamblea no harán ningún tipo de agresión, como la manifestada ayer.

Agregó que el MerCajeme no está en condiciones de gastar en convocatorias, al haberse ido 20 mil pesos en la asamblea cancelada ayer.

A su vez, el dirigente del grupo de inconformes, Juan Pilar Morales dijo que es necesario dialogar y resolver el problema, “porque de una forma u otra el dirigente nos ha dañado, al haber estado muchos años al frente del consejo”.

Como se conoció en su momento, el conflicto se inició precisamente con el locatario Morales, cuando Esparza Garibay le solicitó a nombre de la Unidad Estatal de Protección Civil que desalojara los pasillos donde hasta ahora, tiene mercancía en venta y desoyó el llamado. Posteriormente se desencadenaron acciones como la toma del estacionamiento y del área de sanitarios por parte de nueve locatarios, de los llamados morosos, encabezados por Pilar Morales para exigir cambio en la directiva donde Esparza Garibay lleva más de 10 años.

Según los propios locatarios informaron que hay 375 locales, de los cuales 45 están rentados entre 5 y 6 mil pesos mensuales, y aunque en el 2004 les costaron 60 mil pesos cada uno, ahora se venden en un millón 200 mil pesos.

Afirmaron que un 40% se han beneficiado sin pagar sus locales, pues todavía adeudan más de un millón y medio de pesos al Ayuntamiento, tienen más de 10 años sin aportar para el mantenimiento, y deben 4 millones 400 mil pesos de agua al Organismo Operador Municipal.