Banner

El Departamento de Seguridad Nacional reorientó recursos a la Administración Federal para el Manejo de Emergencias, la Guardia Costera y la Administración de Seguridad en el Transporte con el fin de seguir financiando esas actividades.

NOTIMEX
Dallas.- La Patrulla Fronteriza de Estados Unidos informó que detuvo a poco más de 66 mil niños migrantes que viajan solos a lo largo de la frontera con México, de octubre de 2013 a agosto de 2014.
La corporación precisó que 66 mil 127 menores de edad fueron detenidos hasta el pasado 31 de agosto, un aumento del 88 por ciento respecto a los 35 mil 209 niños que fueron detenidos en el mismo período del año precedente.
Más de 50 mil de los menores detenidos este año son originarios de El Salvador, Guatemala y Honduras, y casi el total de los 16 mil restantes son de México.
Las cifras están actualizadas hasta el pasado 31 de agosto, un mes antes de concluir el año fiscal 2014.
Funcionarios migratorios y legisladores federales habían advertido que hasta 90 mil menores de edad podían ser detenidos tras cruzar la frontera durante el año fiscal 2014.
Sin embargo, el pronóstico no se cumplirá ya que para alcanzar esa cifra, en septiembre tendrían que ser detenidos unos 25 mil menores, lo que representaría un incremento sustancial en comparación con el tráfico normal mensual registrado hasta ahora.
En agosto, unos tres mil menores de edad que viajaban solos fueron detenidos.
La Patrulla Fronteriza informó también que otros 66 mil 142 adultos y niños, que viajan como familia, fueron aprehendidos entre octubre y agosto pasado a lo largo de la frontera suroeste, un 412 por ciento de aumento respecto al año pasado.
Casi 60 mil de las personas detenidas como miembros de una familia, provienen de Honduras, El Salvador y Guatemala.
La oleada de menores migrantes provenientes de El Salvador, Guatemala y Honduras ha sido calificada como una emergencia humanitaria por funcionarios de la administración del presidente estadunidense Barack Obama.
El flujo migratorio, que alcanzó su auge en junio y julio pasados, planteó grandes problemas de logística para el gobierno federal, que ha tenido que reajustar el gasto federal con el objetivo de hacer frente a la afluencia de miles de personas.
El Departamento de Seguridad Nacional reorientó recursos a la Administración Federal para el Manejo de Emergencias, la Guardia Costera y la Administración de Seguridad en el Transporte con el fin de seguir financiando esas actividades.